Última Hora

Por Pablo Vargas | [email protected]

Al punto: 'Ghost of Tsushima' es último gran exclusivo que podrán disfrutar los usuarios(as) de PlayStation 4 antes del inevitable salto a la nueva generación. Y como tal, es una joya que no se puede dejar pasar.

Este, es nuestro review, sin spoilers, en Revista Level Up y Teletica.com de uno de los títulos más esperados del año, y la forma perfecta de premiar la fidelidad de sus fans y cerrar por todo lo alto, su era de exclusivos en PlayStation 4.

Ghost of Tsushima: la mística del Japón feudal

Desde el momento en que Sucker Punch lanzó su primer trailer allá en el lejano E3 del año 2018, 'Ghost of Tsushima' se percibió como un título demasiado next-gen para ser lanzado en la presente generación. Junto con 'The Last of Us Part II', resultaba difícil de creer que este corriendo en tiempo real una PlayStation 4, y es que a pesar de lo inmenso que resulta ser su mapa, el título se encuentra -previo 11 GB de parche de lanzamiento-, en una relación de rendimiento y calidad gráfica que sorprende a propios y extraños.

Con tiempos de carga casi completamente inexistentes y sin presentar ningún tipo de caída de framerate durante las más de 80 horas de juego invertidas, jugando a 30 FPS y 1080p completamente estables tanto en su versión estándar como en la PlayStation Pro, hay que aplaudir de pie lo que ha hecho Sucker Punch, en la que es -junto a 'The Witcher 3: Wild Hunt'-, uno de los títulos de mundo abierto más imponentes que hayamos visto hasta la fecha en cuanto a detalles, apartado gráfico y ambientación en un videojuego de sandbox.

Cada detalle de su majestuoso mapa y jugabilidad; cada sonido ambiente perfectamente retratado, cada imponente reflejo de iluminación y paleta de colores plasmada durante nuestra travesía es un profundo homenaje a la belleza mística que transmite la era del Japón Feudal, ese cautivante periodo histórico que durante tantos años nos ha enamorado.

Desde huesos y la carne rompiéndose ante el impacto de nuestras armas, el imponente sonido del combate en el calor de la batalla, escuchar el viento que cruje entre los árboles mientras las hojas caen a nuestro alrededor, hasta la placida calidez que transmiten la maravillosa composición de haikus (poemas japoneses), algo que se ve magnificado por una BSO que retrata a la perfección cada detalle de la cultura japonesa y tiene la capacidad de disparar las emociones y la adrenalina en los momentos cumbres del juego y complementa con maestría la jugabilidad versus la ambientación sonora.

Honor y sacrificio: el camino del samurai

Todo lo anterior, se ve condensado en uno de los puntos más altos del título: su sistema de combate (lo detallaremos en un momento) y jugabilidad que logra capturar desde el primer momento toda la esencia de la legendaria cultura nipona y que sostiene, a través de unas mecánicas de juego que resultan completamente realistas y adictivas en que cada uno de los combates; es una lucha a vida o muerte.

El timing es clave en cada movimiento que damos y el más pequeño error a la hora de encarar un enemigo, marcará el camino entre regresar a casa con vida o morir al filo de una katana; esto a través de un sistema de progresión fresco y natural que al retar al jugador a sacar lo mejor de sí para sobrevivir, al tiempo que brinda las herramientas necesarias para ponernos los zapatos de un verdadero samurai a través de un justo sistema de habilidad y recompensa en el que si perdemos es por nuestra culpa y si ganamos es por nuestros méritos.

Sí. Vamos a morir. Especialmente en su dificultad más alta. Una y otra vez caeremos a manos de despiadados y talentosos enemigos que están siempre equipados con lanzas, espadas, escudos; arqueros con perfecta puntería y mini-jefes en cada grupo de enemigos con variaciones en sus patrones de ataque y que conforme avanzamos en la historia, presentan mejoras en sus armas (más letales y certeras) pesadas armaduras que son mucho más complicadas de penetrar, o duros cascos que los protegerán de nuestros disparos a la cabeza con el arco.

A manera de referencia, su estilo de combate y juego toma elementos claves de títulos como 'The Witcher 3: Wild Hunt', 'Star Wars: Jedi Fallen Order', 'NiOh 2' y 'Assassin's Creed Odyssey' en el que hay que medir cada impacto y defensa o lo vamos a lamentar en gran manera, al menos en su dificultad más alta, por lo que hay que cuidar cada movimiento antes de lanzarnos en un ataque desenfrenado, vigilar sus movimientos, esquivar de forma rápida o bloquear en el momento justo para romper la defensa del enemigo.

A way of life: la leyenda del samurai fantasma

En cuanto a la trama, 'Ghost of Tsushima' nos cuenta la historia de Jin Sakai, un samurái que luchó en la batalla de Komoda, en la que un puñado de samuráis se enfrentó al ejército mongol y fueron masacrados por las huestes de Kublai Kahn. Jin sobrevive a la cruel refriega, pero se da cuenta de una terrible verdad: no hay forma justa de enfrentarse al ejército mongol, que no sigue el código samurái ni lucha con honor. Es aquí donde nace la dualidad del fantasma, una forma de enfrentarse al enemigo atacando por la espalda y utilizando el terror como arma.

Sin entrar en spoilers, la historia contiene componentes de alto impacto en su planteamiento inicial y la trama fluye de forma natural conforme a las acciones que vamos desarrollando nuestra aventura, con libertad absoluta de ir tras el arco narrativo principal o desviarnos de nuestros objetivos para recorrer hasta el último rincón del mapa. Todo esto a través de una serie de misiones principales que son contados en forma de relatos y que son los suficientemente interesantes y adictivas para mantener el interés de la historia de principio a fin.

Las misiones secundarias se integran perfectamente a la historia, al estilo 'Days Gone' relacionándose siempre con personajes que agregan un valor a la historia, siendo un opcionales para terminar la trama principal, con algunas mecánicas de juego únicas que no volvemos a repetir en la aventura y cuyos personajes secundarios o NPC's que agregan valor la historia como un complemento jugable y narrativo que invita al jugador(a) a sumergirse en la historia y el background entorno a ella, inspirando a querer conocer cada vez más del mundo que nos rodea.

No obstante, así como algunas misiones secundarias y principales son parte de los puntos altos de la trama, también es precisamente donde la historia a ratos flaquea y se siente inconexa en ciertos puntos de la trama. Esto porque el juego tanto nos presenta en diversas ocasiones una serie de decisiones morales relacionadas con mantener nuestro código de honor o en abrazar nuestra nueva faceta fantasma, pero no influyen de ninguna manera o genera algún tipo de consecuencia; como si se hubiesen diseñado de esa manera para encarar un sistema de decisiones y consecuencias similares al que presenta 'The Witcher 3' y 'Assassin's Creed Odyssey' pero terminase siendo descartadas a mitad del desarrollo de la misma forma en que ocurrió con 'Sleeping Dogs'.

Pero ello, más que un fallo del juego en particular es un agotamiento de la formula tradicional de contar historias en mundos abierto y que a la fecha solamente CD Projekt RED ha logrado romper de forma efectiva en la presente generación; no empañando de ninguna manera la experiencia global de juego, aunque si afectando un poco el apartado de historia y narrativa, especialmente en la previa a su recta final, pero nada que afecte directamente su balance global a nivel de experiencia jugable.

Veredicto final

Sucker Punch toma lo mejor de diversos géneros, los hace propios, lo eleva a la diez y lo condimenta en una receta fresca, novedosa, única y adictiva que recompensa los años de espera de todos aquellos fans que han deseado una buena historia de samuráis ambientada en el Japón feudal. Su nivel de ambientación y construcción de atmósfera es verdaderamente de antología gracias a un apartado gráfico que optimiza a la perfección su rendimiento, para adornar historia de honor, venganza y sacrificio que, a pesar de sus fallos, está a la altura de grandes exponentes del género, en lo que es posiblemente uno de los juegos abierto más hermosos de la presente generación.

Es un título de revisión obligatoria para jugadores(as) acostumbrados a perderse por horas en títulos del corte de  'The Witcher 3: Wild Hunt', 'Batman: Arkham Knight' y 'Assassin's Creed Odyssey',  con mapas inmensos cargados de historias interesantes, misiones secundarias que agregan valor la historia, combate estratégico en el que cada movimiento cuenta, una atmósfera completamente cautivadora que invita a explorar hasta su último rincón; superando por mucho el margen de 100 horas de juego para completar -sin guías-, todas las misiones secundarias, coleccionables e historia principal, pero no tanto para aquellos que disfrutan de historias menos complejas, combates simples o de dificultad baja, con poco tiempo de inversión o facilidad para aburrirse rápidamente de las dinámicas clásicas de juegos de mundo abierto.

Por todo lo anterior, 'Ghost of Tsushima' es último gran exclusivo que podrán disfrutar los usuarios(as) de PlayStation 4 antes del inevitable salto a la nueva generación. Y como tal, es una joya que no se puede dejar pasar. Su imponente apartado gráfico, espectacular ambientación, exquisita y adictiva jugabilidad, hermoso arco narrativo y valor cultural que posee en cada uno de sus mitos, historias y escenarios, le convierten de inmediato un clásico moderno de revisión obligatoria, en el que cada minuto -y cada centavo-, valen completamente la legendaria travesía del samurai fantasma.

Calificación final: 9/10