Última Hora

Jean Paul Valladares, tiene 26 años y es oriundo de Tibás: consumió drogas durante la mitad de su vida, hasta que esa adicción lo llevó a deambular por las calles de San José.

“Estuve 13 años en consumo y adicción y, luego de que tuve una separación que fue un poco fuerte, llegué a la calle (…) Yo le dije a Dios que ya no quería estar más en la calle, que me diera una oportunidad más”, contó.

El consumo de drogas inicia a edades cada vez más tempranas y afecta a jóvenes de todo el país. Muchos se encuentran en las aceras, otros viven en búnkers.

Afrontar una adicción desde la calle no es sencillo, sobre todo cuando se han perdido las redes de apoyo y los recursos de las instituciones son limitados.

Las drogas no son las únicas culpables de la indigencia, muchas personas salen de sus hogares por diferentes circunstancias y conocen las sustancias siendo habitantes de calle.

La indigencia no es un problema de ahora, esta situación afecta a miles de personas en todo el país, pero se teme que exista un nuevo detonante: la pandemia.

“No tenemos un estudio que lo demuestre, pero si conocimos en los albergues temporales a personas que cayeron en calle a raíz de la pandemia. Personas que tenían dificultad para sostener un alquiler, que apenas podían mantenerse y sobrevivir, y que, a raíz de perder su empleo o de ver reducida su jornada y salario, no vieron más posibilidad de pagar”, explicó Mariela Echeverría, de Servicios Sociales la de Municipalidad de San José.

El reto pendiente no es solo buscar la reinserción de los habitantes de calle, sino evitar que más personas se conviertan en indigentes.

Youtube Teletica