Última Hora

El diputado de Liberación Nacional, Roberto Thompson, hizo oficial este lunes su aspiración a la candidatura verdiblanca a la presidencia de la República, un proceso cuyo éxito, dijo, dependerá de la unión del partido y una “propuesta fresca”.

El abogado de 60 años sumó así su nombre a la creciente lista de interesados por esa candidatura liberacionista, que de manera extraoficial ronda los 12 aspirantes.

“He de imaginarme que hay una inclinación a pensar que Liberación Nacional tiene muchas posibilidades de ganar la elección en 2022 y eso podría motivar a muchos compañeros a presentarse, pero este es un reto que parte de que el candidato que elija Liberación Nacional represente una imagen renovada del partido para volver a capturar sobre todo el electorado más joven que es mayoritario en la próxima selección”, aseguró.

Thompson, exalcalde de Alajuela y exviceministro de la Presidencia, insistió en que cualquiera tiene el derecho a postular su nombre para esa elección interna, pero que el partido tiene que ser inteligente y no desgastarse a lo interno como sucedió en el pasado, “donde se causaron heridas profundas” en la agrupación.

“Yo creo que quienes han participado en estos procesos con anterioridad tienen todo el derecho de volverlo a hacer, pero me parece que el electorado está esperando de Liberación Nacional caras nuevas que lo ilusionen nuevamente y por otro lado equipo, este proceso se podría combinar con una cara nueva y con un equipo de calidad que en Liberación sobra. Si eso es así podemos asegurar el éxito en las elecciones de 2022”, añadió.

El aspirante dijo que buscará que otros nombres le sumen su apoyo para esa elección interna que tendrá lugar en junio próximo, pero descartó cualquier posibilidad de adhesión a otra candidatura.

“Yo tomé una decisión ya, muy pensada, que tiene que ver con un compromiso de familia, un compromiso con mucha gente, he tomado la decisión de ir hasta el final”, dijo.

¿Qué ofrece?

“Yo diría que más allá de un tema de experiencia ya en la función pública que creo que es importante en este proceso, quisiera convertirme en un instrumento de unión, me parece que tengo la ventaja de hablar con todos los sectores del partido, converso con don José María (Figueres), converso con don Óscar (Arias), converso con doña Laura (Chinchilla), soy cercano a los alcaldes y alcaldesas de Liberación, a distintos sectores fundamentales en la vida partidaria”, dijo.

Sobre la posibilidad de enfrentarse a posibles nombres históricos como el propio Figueres u otros habituales como Antonio Álvarez Desanti, aseguró que tiene claro el reto y que eso solo demuestra que Liberación Nacional “es un partido vivo".

“Yo veo en estas muchas aspiraciones una inclinación a pensar que Liberación Nacional tiene una victoria fácil en 2022, yo creo que no, que hay que construirla con el electorado pero que depende del candidato que llevemos al frente”, finalizó.