Última Hora

El regulador general de la República, Roberto Jiménez, desistió de continuar adelante con la propuesta del Gobierno de reelegirse en el cargo por seis años más (2028).

La decisión fue comunicada este lunes por el jerarca al presidente Carlos Alvarado.

Entre otras, Jiménez asegura en la misiva que en virtud del proceso electoral en el que se lleva a cabo su reelección y lo político de su cargo, no estaba asegurado “el escrutinio mesurado y objetivo” de sus atestados y los resultados de su gestión en el cargo.

Por esta razón, dice, renuncia a la postulación que el Consejo de Gobierno trasladó a la Asamblea Legislativa en diciembre anterior y que debía discutirse antes del jueves próximo.

Esa reelección causó revuelo en el Congreso, con una amplia mayoría de los diputados de oposición opuestos a la continuidad de Jiménez pero especialmente a la forma “mañosa” en la que dijeron el Gobierno manejó el tema.

“El Regulador lo que le dice a esta asamblea es que no recibe el escrutinio que quiere por eso desiste y segundo acude a fantasmas ideológicos para justificar su no permanencia en el cargo, diciendo por ejemplo que la discusión en la Asamblea tiene un trasfondo ideológico.

“Aquí lo que se está evitando es que una fracción oficialista tenga que venir a defender a un Regulador con una causa penal abierta, a un regulador que se sabe no cuenta con los votos”, dijo la presidenta del Congreso, Silvia Hernández, quien recordó además que es el Ejecutivo el que tiene que retirar el nombre de Jiménez y el expediente en cuestión, pues no basta con esa carta.

La oposición no tardó en celebrar la decisión del Regulador, cuyo mandato vence en mayo próximo.

La Fiscalía informó la semana anterior que ya acusó al jerarca por supuestamente influir dentro de la Aresep en 2017, para conseguir el nombramiento de un director sin que mediara el debido proceso.

Este lunes el Plenario, pese a la decisión del Regulador, conoció el expediente y rechazó su reelección, apoyando así un informe de minoría que recomendaba precisamente la no continuidad del jerarca en su cargo.