Última Hora

El presidente de la Asamblea Legislativa, Eduardo Cruickshank, solicitó este miércoles al Poder Ejecutivo desistir de la propuesta de gravar las utilidades de los regímenes de pensiones, al tiempo que calificó la solicitud como “inaudita”.

Cruickshank, diputado de Restauración Nacional y uno de los grandes aliados del Gobierno en los últimos meses, se sumó así a las numerosas voces que adversan el proyecto 22.635, que busca precisamente gravar las rentas de capital de regímenes como el ROP o las pensiones voluntarias.

“El fondo de pensión complementaria no es un simple ahorro o depósito a plazo como para que el Ministerio de Hacienda piense en cargarle impuestos. Proponerle impuestos al ROP es contrario al fin para el cual fue creado; es decir, dignificar la vida del trabajador durante su vejez; por eso, le estoy pidiendo al Ejecutivo que no continúe con esa intención”, aseguró el legislador.

“Es inaudito que se quiera tomar como fuente impositiva fondos concernientes a la seguridad social, disponiendo de esos recursos para un objetivo distinto al de la ley. Esto pondría en peligro el régimen, por cuanto se faculta al Gobierno a gravar recursos destinados a la seguridad social”, agregó.

La intención del Gobierno es que todas estas ganancias de capital se graven con un 7.5% de impuesto de renta, esto como parte de su propuesta de reforma para negociar con el Fondo Monetario Internacional y alcanzar un superávit primario de 1% en el 2023.

“Financiar el gasto del Gobierno con recursos del fondo de pensiones tiene un impacto negativo directo sobre el monto de la pensión complementaria que recibirían los trabajadores, haciendo que el complemento sea menor al que por justicia, les correspondería. Las advertencias que hacen la Asociación de Operadoras de Pensiones y la SUPEN es que los afiliados tendrán una reducción del 10% al 18,4% en su pensión del ROP y que cuanto más tiempo coticen, mayor será la afectación”, detalló Cruickshank.

Precisamente la propia superintendente de pensiones, Rocío Aguilar, ha sido clara en que la medida será nociva para los rendimientos de los regímenes y que esta afectaría definitivamente los fondos de los futuros pensionados.

Pero no ha sido la única: diputados, cooperativistas y otros representantes de los diferentes sectores productivos han señalado que lucharán contra la propuesta del Gobierno, convocada a sesiones extraordinarias desde finales del año anterior y actualizada el lunes con un transitorio para elevar de 15% a 16,5% el impuesto de renta por un periodo de dos años, así como congelar los aumentos de las pensiones con cargo al presupuesto.