Última Hora

La resolución de la presidencia de la Asamblea Legislativa sobre las 352 mociones de reiteración presentadas a la reforma al empleo público levantó un polvorín esta tarde en el Plenario Legislativo.

La decisión, tomada en cuestión de horas, dejó en 254 las mociones a discutir a partir del próximo lunes, luego de que 95 fueran acumuladas por conexidad o similitud y otras tres rechazadas por reiterar mociones que fueron previamente aprobadas.

El presidente del Congreso, Eduardo Cruickshank, explicó que el proceso se realizó apegado al reglamento legislativo y en un intento por agilizar la ardua discusión que se le viene al expediente 21.336.

Sin embargo, su resolución fue apelada en cuestión de minutos por los diputados Melvin Núñez, Marulin Azofeifa, Wálter Muñoz, Welmer Ramos y José María Villalta.

Villalta, Ramos y la también oficialista Paola Vega fueron los más contrariados con la decisión de la presidencia, especialmente por el rechazo reiterado que se le dio a la solicitud de los tres por un receso de dos horas para poder revisar, a detalla, la resolución.

“Esta resolución no estaba para verse hoy, el ver a fracciones tan tranquilas me confirma la tesis de que algunos ya tenían esta resolución de previo mientras otros no la conocíamos. Garanticen la transparencia del proceso, porque parece que hay un acuerdo entre algunos de los que muchos no estábamos enterados”, dijo Vega, cuyas mociones fueron todas agrupadas.

La diputada del PAC es una de las que más insiste por la exclusión total de las universidades y sobre esa línea marchaban una amplia mayoría de sus reiteraciones.

La legisladora se notó visiblemente molesta por la decisión y volvió a recordar la importancia de “mantener un buen clima” de cara a las complicadas votaciones que se avecinan.

“Mantengamos el buen clima para mantener la buena voluntad. Aquí no estamos jugando casita ni estamos en el primer año como para no entender que esa moción luego se somete a votación, se pierde esa apelación y volvemos con esa resolución intacta. Mantenga la cortesía parlamentaria porque viene una semana muy dura”, advirtió.

Villalta, a su vez, señaló el irrespeto hacia los diputados y el correcto proceder en estos casos, pues lamentó tener que apelar “a ciegas” la resolución.

“Usted señor presidente nos está faltando el respeto a los diputados y a la cortesía parlamentaria. Es una resolución compleja que hay que revisar.

“No puedo apelar porque no sé qué dice la resolución. Si usted me convida a apelar inmediatamente lo hago, pero su procedimiento es irrespetuoso para los diputados serios que leemos las resoluciones y tratamos de entender antes de apelar a lo loco”, dijo.

Con el rechazo de ese receso se levantó la moción y ahora los diputados tendrán hasta el lunes para analizar la resolución y la presidencia para resolver esas apelaciones. Ese día, a partir de las 9:15 a. m., iniciará la ardua discusión de la reforma en el Plenario.