Última Hora

Un grupo de pescadores le solicitó esta noche a los diputados de la Comisión de Puntarenas resellar el proyecto 21.478, que reactivaría la pesca de arrastre de camarón en el país.

El llamado de los camaroneros busca reabrir la discusión sobre la polémica iniciativa de ley que vetada de manera completa por el presidente Carlos Alvarado en octubre anterior, en medio de enormes presiones de sectores y ciudadanía por no firmar la iniciativa aprobada por la Asamblea Legislativa.

Emanuel González, director técnico del Sector de Pesca Semi-Industrial de Camarón, presentó esta noche a los legisladores el escenario de “precariedad” en la que dijo están las zonas costeras por la prohibición levantada contra esa práctica desde 2013.

González aseguró que la decisión del Presidente y el Ejecutivo va en contra de los estudios técnicos que dijo fueron avalados por la Sala Constitucional cuando no encontró vicios de constitucionalidad en el proyecto, pese a que sí advirtió su posible impacto ambiental.

El director añadió el resello del expediente (que requiere de 38 votos que ahora mismo no tiene la iniciativa) no permitiría de manera inmediata esa práctica, pero sí continuar con los estudios necesarios de biomasa para poder determinar cuántas licencias deben ser otorgadas.

“La intención nuestra es simple, que nos ayuden a trabajar, que nos ayuden a defender tres puntos: reactivación económica, generación de empleo y seguridad alimentaria”, dijo.

Jacinto González, vicepresidente de la Cámara Puntarenense de Pescadores de Puntarenas, aseguró que el tema se ha politizado y que hay actividades que no van a poder seguirse realizando en el momento que entre a regir el veto.

“Toda aquella actividad productiva, que no cuente con estudios técnicos, se va a haber afectada con este veto, dígase agricultura, pesca o ganadería, porque hay igualdad ante la ley”, dijo.

Los pescadores también cuestionaron que hay una hipocresía en la decisión del Gobierno pues el camarón que se importa es también de arrastre, por lo que se termina comprando producto con el mismo impacto ambiental pero en detrimento del productor nacional.

"Es increíble que tengamos que venir a suplicarles a ustedes los diputados porque nos dejen trabajar, hasta eso hemos llegado, a eso nos han empujado, a suplicar por trabajo", finalizó González.