Última Hora

El diputado Melvin Núñez amenazó este lunes con llevar a otros estrados la eventual obligatoriedad de la vacuna contra el COVID-19 en los legisladores.

Núñez, quien recién salió del hospital luego de ser internado por complicaciones relacionadas al virus, aprovechó su espacio de control político para disparar en contra de la consulta que el directorio legislativo hizo al Tribunal Supremo de Elecciones sobre la posibilidad de obligar a miembros de los supremos poderes a vacunarse.

“¿Cuánto vale mi libertad? ¿Cuánto vale el que yo decida qué me pongo en mi cuerpo y qué no? ¿Cuántos están dispuestos a pagar el precio de decir esto sí lo hago y esto no? Yo sí. Yo nunca me he metido con las decisiones de ningún diputado aquí presente, ni le he dicho vacúnese o no se vacune, ni lo he querido obligar ni mucho menos mandar una consulta para ver si me pueden obligar. Inténtenlo y nos vemos en otros estrados.

“Si alguien quiere vacunarse que lo hagan, yo en lo personal tomé la decisión de no ponerme una vacuna experimental, tanto así que ya casi viene la tercera dosis, en Israel ya está la cuarta. No soy quién para decirle a los costarricenses qué hacer y qué no hacer, lo que sí me parece lamentable es que el directorio legislativo quiera valorar mecanismos para obligarme a vacunar, eso me parece lamentable e irrespetuoso. ¿En qué país vivimos?”, dijo.

El legislador afirmó que él y su familia han sido foco de “duras críticas” por negarse a recibir las dosis contra el virus pero que perdona a todos los que incluso les han deseado la muerte.

Sin embargo, fue especialmente ácido en sus palabras contra sus compañeros del Plenario Legislativo.

“Aquí estoy de pie dando la cara, como merece, ante enemigos y supuestos amigos.

“Aquí les recuerdo que tenemos la misma autoridad todos, aunque algunos se crean más que otros. Yo a ustedes nunca les he dicho qué hacer y qué no hacer con respecto a la vacuna y tampoco le acepto a otros decírmelo, ya basta de ese menosprecio a la investidura que el soberano me dio”, aseguró.

Núñez, diabético e hipertenso, es el segundo diputado que es hospitalizado por culpa del COVID-19, y el único de la actual Asamblea que no ha recibido al menos la primera dosis.