Última Hora

El pasado 2 de octubre se conoció que la expresidenta interina del PAC, Kathya Martin, había sido nombrada por el Directorio Legislativo en un puesto en la Dirección de Protocolo del Congreso, una plaza que se inventó en ese momento.

Aunque Henry Mora prefería no hablar del tema, a pocas horas de la nueva elección del Directorio, el presidente del Congreso, Henry Mora, admite que pudo haber cometido un error.

Y es que para nombrarla se transformó una plaza de equipo móvil que dejó un chofer que se pensionó,  cuyo salario base es de 370.000 colones, en una de profesional B2, donde el pago mensual es de un millón 400.000 colones.

El diputado Ottón Solís fue uno de los más críticos ante el nombramiento de Martin, y aunque hoy Mora admite que pudo haber cometer un error, Solís cree que para enmendarse debe ir más allá.

El cargo que crearon para ella realmente no existía y era innecesario en la Dirección de Protocolo. Así nos lo explicó la jefa de ese departamento, Karla Granados, quien desde el principio manifestó su desacuerdo, pues a Martin la nombraron aduciendo que su plaza era necesaria porque habla varios idiomas.

El nombramiento de Martin generó una investigación en el Ministerio Público por un aparente delito de peculado de Henry Mora, y también a los diputados Luis Vásquez y Jorge Rodríguez, del PUSC, quienes en su cargo de secretarios del Directorio apoyaron la decisión de Mora.