Última Hora

El exgerente de Adquisiciones y Finanzas del Conavi, Carlos Solís, se negó a responder por las supuestas dádivas que habría recibido mediante favores sexuales de parte de Abel González, gerente general de la empresa MECO.

Según el expediente judicial, González habría pagado de esta forma a Solís por favorecer a la constructora y adelantarle pagos de facturas.

El exgerente reaccionó con molestia a estos cuestionamientos que llegaron por parte de la oficialista Paola Vega, e incluso solicitó un receso en medio de la indagatoria, algo que, finalmente, le fue negado.

“Tomarme una birra o un chifrijo con Abel, sea que la pague él o la pague yo, para mí es totalmente transparente.

¿Y además de una birra y un chifrijo le ha pagado un servicio de prostitución?

No me voy a referir a ese tema, eso está en investigación.

¿Quiénes son las primas de un compañero suyo que don Abel señala que le pagó a usted?

Las llamadas en este caso, para nosotros, no existen. Hasta ahorita, ni en el expediente están.

¿Pero es normal que en el Conavi se paguen favores con servicios de prostitución?

No me voy a referir a eso porque desconozco de esa situación.

Solís pidió respeto y criticó que los cuestionamientos morales y éticos venían de una diputada de un partido condenado por corrupción.

“Tenga un poquito de decencia con Costa Rica y limítese a responder esto”, le dijo Vega.

El exgerente se abstuvo de responder a las demás consultas de la oficialista.

“Va a tener que referirse en los tribunales en algún momento”, le dijo esta.

“Le sugiero respeto”, respondió Solís.

Siga aquí la comparecencia: