Última Hora

El exgerente de Adquisiciones y Finanzas del Conavi, Carlos Solís, negó esta tarde ante los diputados de la comisión que investiga el escándalo “Cochinilla” que los presupuestos cuestionados del Consejo fueran para financiar a las constructoras MECO y H. Solís.

Solís, señalado en el expediente judicial por supuestamente haber recibido dádivas de esas empresas para priorizar el traslado de recursos sobre proyectos de obra vial en desarrollo, calificó de “falsedades absolutas y temerarias” los señalamientos que ha hecho el Ministerio Público de que se desviaran recursos del Conavi a esas constructoras.

En su lugar, afirmó que el hueco presupuestario que se denunció en el Consejo fue provocado por el Ministerio de Hacienda en un intento por reducir el déficit financiero del Gobierno entre 2017 y 2018.

“No debía haber excusa para no trasladar a Conavi esos recursos, pero eso obedeció al interés de Hacienda de rebajar un 1% del déficit para tranquilizar a las calificadoras de riesgo”, dijo.

Según él, la autoridad presupuestaria les negó entre 2017 y 2018 ₡73 mil millones y un año después otros ₡26 mil millones provenientes de los impuestos a la propiedad de vehículos y combustibles.

En 2019, en una reunión con la exministra de Hacienda, Rocío Aguilar, Rodolfo Méndez (Transportes), Mario Rodríguez (Conavi), José Luis Araya (Presupuesto), Mauricio Arroyo (Tesorería) y Camilo Saldarriaga (Presidencia), la primera se comprometió a tramitar un presupuesto de ₡40 mil millones primero y otro de ₡30 mil millones después.

“Como lo revelan los mismos presupuestos aprobados, esas partidas se formularon nunca para encubrir como temerariamente lo quiere demostrar la Fiscalía de Probidad para sufragar los dineros supuestamente malversados en Conavi, y menos para cubrir algún déficit presupuestario existente, sino para reponer y fortalecer los proyectos de conservación vial y obra nueva, todo en el entendido de que eran recursos que por ley correspondían a Conavi y que no se hizo para reducir el déficit de 2018.

“En ningún modo los recursos se incorporaron para continuar destinando recursos a conveniencia de los intereses de las empresas MECO y H. Solís, eso es una falsedad absoluta y temeraria, está claro que los presupuestos fueron revisados y aprobados por los entes destinados para esto”, afirmó.

Siga aquí la comparecencia: