Última Hora

Los diputados revisarán con lupa el acuerdo firmado esta tarde entre el Gobierno y el Fondo Monetario Internacional.

La propuesta, que incluye una serie de reformas e impuestos con el fin de atender la crisis fiscal del país, deberá contar con la venia de los legisladores para los aspectos medulares de esa negociación, por ejemplo, empleo público.

Por esto, serán ellos los que tengan la última palabra en la negociación, pues si para mediados de año el país no ha cumplido con todo lo prometido al FMI el acuerdo de financiamiento ampliado por $1.750 millones sencillamente se cancela.

En esa encrucijada, la propuesta firmada hoy termina de convencer a los de Cuesta de Moras.

“Preocupa mucho el acuerdo alcanzado entre el FMI y el gobierno del PAC, se base en más impuestos, en endeudamiento y no en reactivación económica, simplificación del régimen de impuestos y reestructuración del gasto, que son tres de las áreas de mayor crisis”, dijo Jonathan Prendas, diputado del bloque Nueva República y quien adelantó que su grupo no aceptará más impuestos.

“Nuestra fracción va a revisar la letra menuda del acuerdo (…) nos corresponde revisar eso y esperar que entre esas condiciones lo que haya sea reactivación económica y generación de empleo, no que sea poner impuestos al azar que recaigan sobre los hombros de los costarricenses”, añadió a su vez Xiomara Rodríguez, jefa de fracción de Restauración Nacional.

Luis Fernando Chacón, quien encabeza la fracción de Liberación Nacional, la más numerosa del Congreso, cuestionó que no quedarán claros los instrumentos mediante los cuales el Gobierno apunta a un superávit primario de 1% para 2023.

“No queda claro cuáles van a ser los instrumentos o proyectos que le permitan al Gobierno alcanzar el equilibrio propuesto. Me parece que ellos están apostándole al recorte al gasto público, que fue un contrapeso que esta Asamblea le puso al Gobierno, y que la otra apuesta es la ley de empleo público y el tema de venta de activos, más todo lo de ingresos, eso me da una matemática en el orden del 3,2% del PIB, con eso es que está el Gobierno jugando para alcanzar ese superávit primario”, dijo.

Enrique Sánchez, jefe de fracción del oficialista PAC, celebró el acuerdo y recordó que el siguiente y último paso recaerá precisamente en ellos y en otros actores económicos y políticos que deberán trabajar juntos para sacar adelante esa compleja agenda.

“Es una gran noticia para el país haber alcanzado este acuerdo con el FMI que habal del reiterado compromiso del ejecutivo por resolver de manera estructural e integral el problema de las finanzas públicas afectadas por la pandemia, el siguiente paso es responsabilidad de todos los actores políticos, sociales y económicos”, dijo.