Última Hora

Los diputados cargaron de cuestionamientos, este martes, el crédito por $508 millones con el Fondo Monetario Internacional que negoció el Gobierno para el canje de deuda.

El crédito, aprobado por el organismo bajo la figura de Instrumento de Financiamiento Rápido, propone un giro en un plazo corto y a una baja tasa de interés para que el Estado pueda cambiar parte de su deuda cara por esta nueva.

Precisamente, este préstamo ofrece una tasa de interés anual de 1,55% y un plazo de cinco años, con pagos trimestrales a partir de 3¼ años del desembolso, que se realizará en un solo tracto.

Los cuestionamientos no pasan entonces por sus condiciones, sino más bien por el manejo que ha hecho el Gobierno y, en específico, el Ministerio de Hacienda de este y otros préstamos.

Los diputados de diferentes fracciones señalaron a la cartera la falta de claridad en los resultados de empréstitos pasados, pero especialmente en la negociación que lleva adelante con el propio FMI para un acuerdo de giro o “stand-by”.

Legisladores como la socialcristiana Shirley Díaz o el liberacionista Gustavo Viales insistieron en que conocen y entienden la importancia de este préstamo en el canje de deuda, pero aseguraron que lo apoyarían con el reclamo por esa falta de transparencia sobre la negociación que se lleva a cabo y que iniciaría, formalmente, en setiembre próximo.

La intención de ese acuerdo será aprobar un crédito por $2.250 millones en tres pagos anuales de $750 millones, que apoyarían las necesidades económicas del Gobierno para los próximos años.

El problema es que ese acuerdo de giro requiere la firma de compromisos por parte de Costa Rica y, hasta ahora, se desconoce cuáles podrían.

El Gobierno lanzó la semana anterior un proyecto de consulta popular que precisamente busca “socializar” este y otros temas.

Las autoridades insistieron en que, hasta entonces, esos detalles no estarán claros pero que todo se hará de manera transparente.

El punto es que el Gobierno señaló que este crédito con el FMI sería además la llave para ese acuerdo. Muestra de eso fue la desconvocatoria, este martes, de 10 proyectos de ley que aparecían en el orden del día de los diputados para así despejar la discusión del crédito.

La oficialista Laura Guido insistió que este empréstito no tiene ningún condicionamiento con respecto a esa venidera negociación e insistió en que ahora el esfuerzo pasa por canjear deuda cara por otra más barata.

Según la legisladora, ese canje de deuda a mejores condiciones le significaría al país un ahorro de ₡100 mil millones en el pago de intereses.

“En un marco de crisis como el que está viviendo el país, ¿nos podemos dar el lujo de desperdiciar la plata en intereses porque no queremos colocar la deuda en un mercado más favorable? ¿Es eso razonable?”, cuestionó la diputada.

El proyecto debía ser votado en primer debate hoy; sin embargo, luego de cumplirse la hora reglamentaria, 20 diputados rechazaron extender la hora de la sesión hasta esa votación, por lo que la discusión se retomará este miércoles.