Los diputados dejarán para el próximo año la discusión de los proyectos más complejos incluidos en la agenda del Gobierno para las sesiones extraordinarias.

Los legisladores, que saldrán a vacaciones el 20 de diciembre, gastarán sus últimos días del año en atender iniciativas menos sustantivas dentro de las 82 propuestas que el Ejecutivo presentó el jueves anterior.

Laura Guido, diputada del Partido Acción Ciudadana y primera secretaria de la Asamblea Legislativa, aseguró por ejemplo que el proyecto para poner un tope a las tasas de créditos en el sistema financiero del país estaba en la agenda de esta semana, pero será pospuesto para discutir más sobre su fondo.

“El primero en la orden del día era usura, pero lo diputados no están listos todavía y quieren discutir más sobre el fondo, entonces es posible que se posponga y su lugar lo tome el de datafonos”, explicó Guido.

Este lunes, por ejemplo, la primera orden del día en la sesión del Plenario fue la discusión sobre la instauración del 1°. de diciembre como “Día de la Abolición del Ejército”, un nuevo feriado de pago no obligatorio.

“Hay proyectos de índole territorial por ejemplo, acceso a la justicia en temas ambientales, un proyecto para el sector palmero, la discusión con el tema de residuos y contaminación por bolsas plásticas, entre otros”, añadió la oficialista.

Los jefes de fracción se reúnen todos los jueves para definir las discusiones que tendrán lugar la semana siguiente.

Con solo dos de estas reuniones más en el calendario del 2019, es posible que proyectos como el del retiro adelantado del ROP, FCL o el propio de usura no reporten mayores novedades antes de que acabe el año sino que se queden para el 2020, que tendrá hasta el último día de abril para cumplir con la agenda de las extraordinarias.