Última Hora

Los diputados de la Comisión de Ambiente acabaron, este miércoles, con el análisis de las 88 mociones presentadas al proyecto 21.388, que busca permitir el cultivo y comercio del cáñamo y cannabis medicinal en Costa Rica.

El principal cambio aprobado hoy fue la definición de un impuesto de 1% sobre las utilidades de las actividades derivadas de la ley.

Esos recursos serán adicionales al impuesto de la renta, que se repartirá entre diferentes instituciones como el Ministerio de Salud, Agricultura y Ganadería y Instituto Costarricense sobre Drogas (todos con 10%), un 20% para la CCSS y un 30% para el Fondo Nacional de Desarrollo del Sistema Banca para el Desarrollo.

También se permitió que empresas a las que se les permita el cultivo y comercialización de estos productos instalarse en Zonas Francas.

El proyecto establece en el caso del cannabis psicoactivo que este se permitirá con fines médicos y terapéuticos siempre y cuando no supere concentraciones de 1%, y única y exclusivamente para la realización con la producción, incluyendo la siembra, el cultivo, la cosecha, el almacenamiento y el transporte.

También se avalará la importación de semillas de variedades psicoactivas para su venta como materia prima a la CCSS o para su exportación a terceros países donde se permite el comercio lícito de estos productos.

Las licencias para esta industria se otorgarán por seis años y podrán renovarse por periodos idénticos.

Con estos cambios el proyecto dio por terminada su discusión en comisión y ahora pasará al Plenario para su votación en primer debate.