Última Hora

47 diputados dieron este martes luz verde al Consejo de Seguridad Vial para rematar o donar los vehículos que permanecen abandonados en sus patios.

La iniciativa, aprobada hoy en segundo debate, modifica la Ley de Tránsito para permitirle al Cosevi disponer de los automotores que hayan sido declarados en abandono y de esta forma ahorrarse parte del millonario gasto mensual que significa mantenerlos en sus predios.

Según el plan, los vehículos no reclamados se podrán rematar siempre y cuando estos estén en condiciones de circular y el valor de hacienda sea superior al equivalente de 6 salarios base, siendo esta la base del remate.

Si los vehículos cumplen con los intereses y directrices de otras instituciones públicas estos podrán ser donados.

En el caso de que los vehículos no sean aptos para circular podrán ser desechados como residuos.

Nueva canasta básica

Este martes también fue votado en segundo debate el expediente 21.400, que redefine los parámetros de elección para la canasta básica tributaria.

La propuesta establece que, a partir de ahora, ese instrumento debe incluir conceptos no solo económicos sino también nutricionales y de salud.

La canasta básica incluye una lista de productos que se gravan con un 1% del impuesto de valor agregado en lugar del 13% habitual, precisamente para ayudar a las poblaciones más vulnerables.

Sin embargo, esa selección actualmente excluye bienes de corte “light” o integral por orden del Ministerio de Hacienda, pues estos son mayormente consumidos por estratos más pudientes de la sociedad.

Por ese mismo criterio de consumo algunos vegetales como el brócoli tampoco forman parte de la lista.

La queja de profesionales de la salud es que esa definición promueve hábitos menos saludables entre la población y limita a los hogares de menos ingresos a una dieta menos balanceada.

Así, los cambios presentados en el proyecto apuntan a incluir esos criterios dentro de la definición, además de hacer parte de la discusión al Ministerio de Salud.

También propone incluir productos de limpieza, de higiene personal y los artículos escolares dentro de esta, excluyendo eso sí bienes que no estén siendo consumidos primordialmente por el 30% de los hogares de menores ingresos.

Los ministerios de Salud y Economía deberán consultar los criterios y listas de la canasta básica tributaria a la Caja Costarricense de Seguro Social, Colegio de Profesionales en Nutrición, Instituto Nacional de Estadística y Censos, entre otras, esto de manera obligatoria.

La lista de productos incluidos se revisará, al menos, cada cinco años o cada vez que el INEC emita los resultados de un nuevo estudio respecto de los ingresos, gastos y consumo de la población.

Finalmente establece tarifas reducidas (1%) para las ventas, así como las importaciones o internaciones de los artículos definidos en la canasta básica, incluyendo la maquinaria, el equipo, los servicios e insumos necesarios para su producción y hasta su puesta a disposición del consumidor final.