Última Hora

Los diputados de la Comisión de Asuntos Hacendarios acordaron este miércoles dictaminar hoy en sesión extraordinaria el proyecto de ley para combatir la usura en el sistema financiero nacional.

El acuerdo legislativo daría por zanjada una ardua y extensa discusión sobre cuál debe ser considerada la tasa máxima de interés que se puede cobrar en préstamos, incluidas las tarjetas de crédito.

Ese tope será de 39% para los créditos y las tarjetas, mientras que en el caso de los microcréditos (préstamos de ₡675.000 o menos) la tasa máxima será de 55%.

“A pesar de que las tasas no son las que nosotros esperábamos al principio tampoco son las que propuso el Banco Central que eran muy elevadas, es un acuerdo intermedio, tomando en cuenta que en este país hay tasas de hasta 120%.

“Venimos a regular todo el crédito en una tasa de 39% como máximo y que ahí estarán las tarjetas de crédito esto va a significar un alivio para las finanzas de este pueblo”, dijo el oficialista Welmer Ramos, uno de los defensores más estrictos de esa tasa.

Ramos, quien inicialmente defendía un techo de 30%, aseguró que la propuesta cumplirá con el objetivo último de combatir la usura sin caer en la exclusión financiera, la principal crítica del Banco Central y las entidades financieras, que aseguraban que un porcentaje demasiado bajo derivaría en una negativa de crédito a poblaciones más vulnerables del sistema financiero ante la reducción en las garantías que supondrían esas nuevas condiciones.

“Satisfechos no vamos a estar nunca, pero el quehacer político es el arte de lo posible y no de lo ideal, desde esa perspectiva es un acuerdo que favorece al pueblo de Costa Rica”, dijo Ramos.

El liberacionista David Gourzong, proponente de la iniciativa, aseguró que será la Superintendencia General de Entidades Financieras (Sugef) la encargada de vigilar el cumplimiento de esas tasas máximas para créditos y microcréditos.

“Llegamos a un criterio político de qué es lo que le conviene al país en cuanto a definición de usura y en el camino aprendimos también que tenemos que proteger los microcréditos para no desincentivar a sectores comerciales y aumentar desempleo o crear exclusión.

“Nuestra pretensión era un 35% que creíamos que era lo razonable, pero nos preocupó que la exclusión pudiera afectar. Además hay muchos costarricenses que tienen tarjetas con un interés al 39%, el acuerdo inicial de dejarlo en 38% hubiera dejado a unas 124.000 personas desprotegidas que son las que representa ese 1%”, dijo el verdiblanco.

Según explicó Gourzong, la revisión de esos topes se hará de manera semestral con base al promedio ponderado de la tasa activa del año anterior, esto siguiendo la recomendación de la propia Sugef.

La también oficialista Laura Guido aseguró que con el acuerdo de ayer en firme este jueves debería llegar ese dictamen, incluso aunque existen diputados que no están del todo de acuerdo con los límites fijados.

“Yo creo que se llega a un punto donde se atiende la usura pero no llegamos al extremo de la exclusión financiera. Lo que queda es el objetivo final de todos que era definir dónde inicia el delito de usura, porque el delito ya existe, pero no está fijado a partir de cuándo se da y por eso nadie ha sido condenado por ello”, dijo Guido.

La comisión se reunirá esta tarde a partir de las 6 p. m. para presentar ese dictamen final y trasladar la discusión al Plenario, que podría convertirse en comisión para modificar el texto y acelerar así su votación en primer y segundo debate.