Última Hora

Los diputados aprobaron este jueves en primer debate el proyecto de ley para ampliar el concepto de femicidio a aquellos casos de violencia contra las mujeres donde no mediaba ninguna relación.

Actualmente la legislación costarricense define que para que un crimen se considere femicidio debe existir una relación vigente o pasada entre la víctima y el victimario, de manera que cuando ese vínculo no existe se considera un homicidio.

Con este cambio, se podría juzgar como femicidio crímenes cometidos por familiares, vecinos o incluso un desconocido.

La diputada oficialista Paola Vega, proponente del proyecto, explicó que el cambio es necesario y fundamental para juzgar casos como los de Allison Bonilla, Luany Salazar o María Luisa Cedeño, y que aunque para ellas ya es tarde, la obligación de los legisladores es evitar que esto siga sucediendo.

“Me siento orgullosa de este nuevo paso para prevenir y castigar la violencia contra las mujeres. Esta Asamblea Legislativa ha sido un espacio para el avance de proyectos que brinden mayor seguridad y protección a todas las mujeres”, dijo la legisladora.

El femicidio ampliado tendrá una pena de 2 años mayor a la designada para el homicidio simple.