Última Hora

El rechazo al proyecto que busca la venta de la cartera crediticia de la Comisión Nacional de Préstamos para la Educación (Conape) al Banco Popular sigue sumando rechazos.

Este martes, el directorio nacional de la Asamblea de Trabajadores y Trabajadoras de la entidad financiera anunció hoy, en conferencia de prensa, que se opone a la adquisición de esa cartera por parte del Popular o cualquier otra institución.

Fernando Faith, presidente de la Asamblea, aseguró que el acuerdo fue tomado por unanimidad y que se acordó recomendar a la junta directiva del banco votar en contra de esa propuesta.


“No existe certeza alguna de que con la venta de la cartera de Conape se mantengan las condiciones que dicha entidad brinda actualmente a miles de personas para poder costear sus estudios y alcanzar un mejor futuro.

“Esto podría afectar a muchas personas en condición de vulnerabilidad, como jóvenes indígenas o personas de las zonas rurales, que afrontan oportunidades limitadas para acceder a la educación o a los servicios financieros comerciales”, recalcó Bonilla.

Esa posición se dio a conocer hoy en presencia de los diputados liberacionistas Daniel Ulate, Karine Niño, Franggie Nicolás, María José Corrales y Roberto Thompson; así como Pedro Muñoz (PUSC), Silvia Patricia Villegas (PIN) y Dragos Dolanescu (independiente).

Faith precisó que, dentro del análisis realizado, se determinó por ejemplo que las garantías de Conape son muy blandas y que el margen financiero es muy bajo, lo que representaría un elevado costo de oportunidad respecto a otras alternativas.

Riesgos

Este martes, Roger Granados, representación del Movimiento por la defensa de Conape y además jefe del departamento de crédito, también advirtió sobre los riesgos que esa eventual venta traería para la comisión e incluso los deudores.

“La información financiera de los últimos 3 años, demuestra que la recuperación de la cartera de préstamos (intereses y principal) representó el 59% del total de ingresos Institucionales. 

Estos recursos se utilizan para otorgar nuevos préstamos y atender los compromisos con prestatarios que ya tienen uno y se encuentran en proceso de estudio, por lo que significa que el presupuesto para aprobar nuevos préstamos se vería afectado de forma importante, ya que se tendría un ingreso menor al 59% del promedio recibido durante los últimos años”, dijo Granados.

Añadió, además, que el Banco Popular podría cobrar hasta 10 puntos porcentuales sobre la tasa básica pasiva del Banco Central, mientras que Conape tiene una tasa máxima del 5,5% anual, la más baja de todo el mercado financiero.

La iniciativa, presentada por el Gobierno, defiende esa venta por una única vez y como parte de los proyectos presentados al Fondo Monetario Internacional para buscar y garantizar la estabilidad fiscal.