Última Hora

La contralora general de la República, Marta Acosta, aseguró esta noche ante los diputados de la Comisión de Asuntos Hacendarios que el Gobierno aplicó mal la regla fiscal en la formulación del presupuesto ordinario de 2022.

Puntualmente, Acosta explicó que si bien el presupuesto se apega al límite global definido al gasto para este año de 1,96% (crecimiento propuesto es de 1,79%), lo hizo a partir de un mayor crecimiento en el gasto corriente (2,23%) y una disminución en el de capital (inversión), que decrecerá en 4,86%.

“Para nosotros ese 2,23% no debería de ser porque para nosotros en la Contraloría eso le resta credibilidad a la forma en que estamos aplicando la regla fiscal”, dijo la Contralora.

Acosta insistió en que el propio ministro de Hacienda, Elian Villegas, envió un oficio en marzo anterior a todas las instituciones públicas donde adelantó que el límite al gasto (corriente y total) debía respetar ese 1,96% y que solo en el caso del de capital podría excederse, siempre y cuando el total no superara ese porcentaje.

“¿Está mal aplicada la regla?”, preguntó la liberacionista Ana Lucía Delgado.

“Consideramos que sí, que la regla está bien aplicada a nivel agregado (1,79%), pero el gasto corriente y gasto de capital debería tener un límite igual”, dijo la Contralora.

Acosta afirmó que su recomendación ahora es que los diputados hicieran un ajuste en el presupuesto para “garantizar esa credibilidad y dar paso a que el gasto de capital se estruje un poquito menos”.

La jerarca aseguró que esa diferencia significa, según los cálculos del ente contralor, ₡21.565 millones.

La jefa de fracción del PAC, Laura Guido, cuestionó a Acosta por inducir al error cuando el espíritu del legislador fuera que el cumplimiento de la regla se aplicara en su agregado (total) y no su conformación, sin embargo, la Contralora insistió en que no se trata de una interpretación de su representada, sino del cumplimiento de lo dicho por Villegas en ese oficio.

Hacienda presentó en setiembre anterior un proyecto de presupuesto ordinario por ₡11.5 billones para el ejercicio económico del próximo año; de estos, 52.8% será cubierto con ingresos y el restante 47.2% por deuda.