Última Hora

La creciente apatía de los costarricenses por la política tradicional y el abandono histórico que han señalado diferentes comunidades por parte de los gobiernos locales empuja cada vez más a los ticos hacia los partidos locales, los grandes ganadores de las elecciones municipales de este pasado domingo.

Con 12 alcaldías confirmadas, nueve partidos cantonales y tres provinciales entrarán en funciones este próximo 1°. de mayo.

Se trata de los guanacastecos La Gran Nicoya, Auténtico Santracruceño y Nandayure Progresa; los alajuelenses Palmares Primero y Alianza por Sarchí y el herediano Movimiento Avance Santo Domingo.

También aparecen los josefinos Somos Moravia y Comunal Unido, así como la coalición Gente Montes de Oca y Curridabat Siglo XXI, estos dos últimos reelectos.

En Limón también seguirá Auténtico Limonense en el poder por el cantón central, mientras que Recuperando Valores ganó en Pococí.

“Los partidos nacionales han abandonado o dejado a la libre a las comunidades, eso abrió las puertas para que estas agrupaciones entraran a competir fuertemente, les han arrebatado incluso candidatos a los partidos tradicionales. Ellos están invirtiendo y están llenando el vacío que hay, porque los tradicionales descuidaron lo comunal”, explicó Rónald Alfaro, analista e investigador del Programa Estado de la Nación.

“Ahora hay una mayor conciencia sobre la importancia de las municipalidades en el desarrollo local, por eso también es más notorio el daño que provoca que un gobierno local no avance. Los partidos tradicionales han obviado esa importancia y la construcción de una agenda de verdad preocupada por las necesidades de las comunidades y se han enfocado en un abordaje nacional, cuando esto es totalmente equivocado”, aseguró el analista político Alejandro Barahona.

En esa lista ganadores los analistas también destacan a Nueva Generación, que mantuvo su crecimiento al pasar de tres a cuatro alcaldías y sobre todo a la Alianza Demócrata Cristiana, que de la mano de Mario Redondo dio la sorpresa al quitarle el control a Liberación Nacional del cantón central de Cartago.

Restauración, Nueva República y el PAC, los perdedores

En el otro extremo, y aunque con condicionantes, los partidos de corte fundamentalista Restauración Nacional y Nueva República fueron señalados como los grandes perdedores por los analistas, lo mismo que el oficialista PAC.

“Restauración Nacional y Nueva República estaban tratando de medir si la fuerza de las elecciones presidenciales se la podían traer a las municipales, pero tuvieron cero alcaldías, eso refleja que la dinámica es muy diferente, así que sí, ellos serían los perdedores porque el protagonismo no se vio en esta elección”, dijo el también analista Sergio Araya.

El problema para ambos partidos fue precisamente las aspiraciones tan grandes de ambos, que presentaron candidaturas en los 82 cantones.

“Aspirar a todas las municipalidades y no ganar ninguna tiene que verse como un fracaso, más allá de otras particularidades como la representación que pudieran conseguir en los diferentes concejos municipales”, valoró Alfaro.

Esa posición, sin embargo, fue debatida por el asesor y analista Iván Barrantes.

“Nueva República consiguió en menos de un año tener voto en un gran número de municipalidades y más importante ganarle el pulso particular que tenía con Restauración, eso no puede calificarse como una derrota para un partido que estaba pensando en el 2024”, dijo Barrantes.

Lo del PAC, que pasó de tener seis a cuatro alcaldías, es más complicado de defender según los expertos.

“Grandes perdedores son los que retroceden, y ahí el PAC pierde el 30% de las alcaldías, podrían disimularlo con algunas alianzas, pero como PAC pierden presencia y sufren consecuencias del descontento del Gobierno”, añadió Barahona.

“Lo del PAC es el reflejo histórico de su escasa fuerza municipal. Lo más que ha logrado son seis alcaldías y una por coalición (Montes de Oca), ahora baja a cuatro y una por coalición, algo que no impidió ganar las presidenciales dos veces seguidas”, finalizó Araya.