Última Hora

El acuerdo de financiamiento con el Fondo Monetario Internacional es “la vacuna para la estabilidad que necesitamos”.

Así lo defendió esta mañana el presidente Carlos Alvarado en el informe de labores presentado a los diputados y el país sobre su tercer año de Gobierno.

“Quiero ser categórico. No avanzar en esta agenda es el riesgo más inminente y grave que se cierne sobre Costa Rica”, aseguró el mandatario.

Además de un crédito por $1.778 millones, el cuestionado acuerdo con el organismo multilateral está condicionado a la aprobación de una serie de proyectos de ley que incluyen nuevos impuestos y reformas sustantivas en materia de empleo y política impositiva.

Por ejemplo, están las iniciativas de reforma al empleo público, renta global dual, la ley de reducción de beneficios fiscales, el impuesto a casas de lujo y premios de lotería y la ley del aporte solidario sobre las utilidades de las empresas públicas.

Al día de hoy, ninguna de esas propuestas goza de respaldo absoluto en la Asamblea Legislativa.

“El acuerdo con el Fondo no implica el despido de nadie. No implica reducción salarial para nadie. No privatiza ninguna institución. No toca el IVA ni grava a los más pobres. Pero sí reduce el gasto público, principalmente, a la vez que genera ingresos solidarios y progresivos”, dijo Alvarado.

“Es crítico para este Gobierno, pero principalmente para el próximo, que este acuerdo se apruebe con los alcances que requiere. De no ser así, el próximo Gobierno entrará en su primer año en un terreno enlodado, teniendo que arreglar problemas que hoy podemos y debemos dejar solucionados”, añadió.

Youtube Teletica