Última Hora

Paulina Summers tiene cinco meses sin surfear. La joven limonense se encuentra viviendo en Idaho, Estados Unidos, donde trabaja en un rancho de caballos y en un restaurante para ahorra dinero y poder costearse viajes y competiciones a nivel internacional.

La surfista lidera el Circuito Nacional de surf, tras una victoria en Cocles, Puerto Viejo y un cuarto lugar en Dominical, suficiente para el primer puesto de escalafón Open Mujeres y Junior Mujeres.

A continuación, una entrevista que dio la atleta a la Federación de Surf.

¿A nivel deportivo qué ha sido lo más duro de estos últimos meses de Pandemia?

En este momento estoy en Estados Unidos y para mí lo más duro ha sido estar lejos del mar, no poder entrenar en el agua y no poder competir. Han sido cinco meses desde la última vez que estuve surfeando. También no poder ver a todos mis amigos de las competencias, creo que ha sido lo más difícil.

¿Cuál ha sido la parte más positiva de todo lo que ha ocurrido?

Lo positivo ha sido crecer individualmente. Aquí en Estados Unidos he podido aprender mucho y tener nuevas experiencias. También la oportunidad de trabajar me ha permitido no solo crecer como deportista, sino también como persona.

¿Cómo se ha mantenido en forma y preparándose para volver a competir?

Cerca de donde estoy viviendo hay un parque para patinar muy cerca, entonces he estado patinando y con ejercicios en casa. Tengo un entrenador físico que su programa se llama Fitnessvida que me ha ayudado mucho con toda la parte técnica. He estado entrenando con él por un año y me ha ayudado mucho, me emociona mucho tener mi propio entrenador para mantenerme en forma.

¿Qué es lo que más extraña de las competiciones?

A parte de competir, de las cosas que más extraño es ver a mis amigos que competimos juntos. Todos son como familia para mí, especialmente con la Federación y el Circuito Nacional, este es mi octavo año compitiendo entonces hemos crecido y aprendido todos juntos. Es como una familia que no puedo ver en este momento, entonces ha sido una de las cosas más difíciles.

¿Cuál es la principal motivación para volver a competir?

En este momento me motiva poder regresar al agua. Ya llevo bastante tiempo alejada, pero he estado haciendo otras cosas acá. Trabajo en un rancho de caballos, entonces he aprendido a andar a caballo, que es algo que siempre quise hacer. He aprendido mucho aquí, que como dije me ha ayudado a crecer mucho como persona al hacer cosas diferentes y aprender otras que nunca había tenido oportunidad.

Es un poco extraño no estar en el agua, no poder surfear, ni competir, es algo que llevo muchos años haciendo, era mi rutina, pero todo ha cambiado, a la vez, es un reto para crecer. Espero poder volver pronto al agua y que ojalá todo vuelva a la normalidad, si es posible.

Durante el periodo que estuvieron cerradas las playas, ¿qué hacía para entretenerse y entrenar?

Además de los ejercicios con mi entrenador, también usé mucho la patineta. Cuando todas las calles estaban cerradas, aprovechaba para patinar con las calles vacías. Pero era bastante difícil, pues no se podía salir, ir a la playa, ni se podía hacer mucho, entonces de ahí tomé la decisión de venirme a Estados Unidos y hacer algo diferente por unos meses y aquí había más oportunidades de trabajo.

Extraño mucho todo y espero poder volver al agua pronto, pero a la vez muy feliz por todo lo que he aprendido aquí.