Última Hora

Entre lágrimas de los familiares y pancartas, retornó este lunes a nuestro país la Selección de Fútbol Playa luego del boleto conseguido al Mundial de Portugal 2015.

Los seleccionados le dedicaron esta clasificación a sus familiares, después de tanto sacrificio.

Y es que algunos jugadores tuvieron que dejar de lado sus trabajos para poder viajar al Premundial que se disputó durante la Semana Santa en El Salvador.

Uno de ellos fue Danny Johnson, quien tuvo que renunciar a su trabajo en Limón para viajar con la Sele.

“Del trabajo no quiero hablar mucho, pues ya cumplí lo que tenía que cumplir y una de mis metas siempre fue clasificar a un Mundial y gracias a Dios ya lo logré, por lo que valió la pena renunciar”, indicó Johnson.

Por su parte, sus familiares se sintieron bastante orgullosos por el esfuerzo realizado por los jugadores y que dio con la clasificación.

“Fueron muchos días de constantes entrenamientos por lo que estoy contenta y orgullosa por el objetivo conseguido”, explicó Yahaira Peraza, esposa del portero costarricense.

Costa Rica regresará a su segundo Mundial de Fútbol Playa en su historia, luego de su participación en la cita de Dubai en el 2009.