Última Hora

Sharon ya había ganado la tercera gala del programa, al imitar a Natalia Lafourcade con la canción “Nunca es suficiente para mí”. Esta noche, ella fue la segunda participante en salir al escenario. “Para mí el reto era encontrar la fuerza, la voz lírica y las emociones que como actriz y cantante Yuri pone en cada una de sus interpretaciones”, comentó Abarca.

Para los jueces, ella lo logró y muy bien. “Qué emocionante ver una presentación como esta”, señaló Alex Costa visiblemente emocionado. “Qué chiva, me encantó”, enfatizó Duvalier Quirós, y para Eugenia Fuscaldo esta presentación fue “rutilante, magnífica”. Además de su interpretación, Sharon recibió halagos por lo bien que supo lucir su vestuario y el compromiso que pone en cada una de sus presentaciones.

El último en subir al escenario esta noche fue Davis Núñez con la canción “Mayores” de Becky G, imitación que lo obligó a vestir un ajustado atuendo y unas botas que, aunque no eran lo suficientemente cómodas para los movimientos que debía hacer en la coreografía, este joven supo priorizar su actuación, buscó la voz, la fuerza, emoción y seguridad que lo colocaron en la segunda posición de la tabla de puntuaciones.  

“Esplendoroso el trabajo de este muchacho”, dijo Eugenia Fuscaldo. Por su parte, Duvalier Quirós aplaudió al equipo responsable de la puesta en escena, que además del trabajo de iluminación, bailarines, escenografía y pantallas, incluyó un carro antiguo Ford V8 modelo 1934 que se lució esta noche.

Una presentación destacable: así calificó Alex Costa la imitación que Eduardo Aguirre hizo esta noche del cantante español David Bisbal, que lo colocó en el tercer puesto de la gala. “Dígale” fue la canción con la que Aguirre se lució en el escenario, con una voz muy parecida y con una imitación que incluyó “la patadita equina”, según señaló Eugenia Fuscaldo.

El trabajo de este experimentado cantante recibió elogios del jurado. “Se ve el compromiso con el que estás tomando las cosas”, aseguró Duvalier Quirós.

“Es mentiroso” de Olga Tañón fue la presentación que tuvo a su cargo Xiomara Ramírez, aunque la suma de los puntos la ubicó en la cuarta posición, no hay duda de que los años en los escenarios le han dado la madurez necesaria para poder interpretar a una cantante como esta puertorriqueña, que “además de una gran voz, ella mantiene una gran energía al bailar y moverse en el escenario con una naturalidad que hace ver fácil lo que requiere mucha técnica”, comentó Ramírez.  

“Yo vi y escuché a Olga Tañón”, aseveró Duvalier Quirós.

Un nuevo empate se dio en esta sexta gala: la quinta posición de la tabla es para Gonín y los Chillax. Los hermanos Valverde debían interpretar a los hermanos Montaner, Mau y Ricky, con la canción “La boca”. En un colorido escenario y acompañados por los bailarines, los Chillax disfrutaron mucho esta presentación en la que debían imitar, además de la voz, los pasos de baile de los cantantes.

Eugenia Fuscaldo disfrutó de principio a fin y enfatizó en los pasos de baile que ella nombró como “la pata renca, la matada de cucaracha y la gallinita”, movimientos y copia perfecta de este dúo de venezolanos.

Gonín entró en el cuerpo y la voz de Dyango, cantó “Cuando quieras, donde quieras”, apoyado en la gestualidad característica del español a la hora de interpretar. Buscó imitar cada movimiento y su voz rasposa. 

Este rapero supo encontrar el sentimiento y ese juego con la voz que es tan particular del cantante. Aunque para Alex Costa estuvo bien logrado, “me faltó un poco de Dyango”, puntualizó.

La primera presentación de la noche, en esta sexta gala, estuvo a cargo de René Barboza con la canción “La Boa”, oportunidad que aprovechó para invitar a sus amigos de La Sonora Santanera, quienes virtualmente lo acompañaron en el escenario. 

Aunque para Alex Costa fue un lujo tener a La Sonora Santanera y Eugenia Fuscaldo vio muy “catriniado y cómodo” a René en esta interpretación, el puntaje de los jueces y sus compañeros lo dejaron con el sexto lugar de la gala.

Carmen Chinchilla, “Elvirilla”, vuelve a ocupar el último puesto de la noche. Ella interpretó la canción “Yo no soy esa” de la española Mari Trini, cantautora de las décadas de los setenta y ochenta. Buscando esa personalidad y esa voz, Chinchilla salió al escenario, como siempre lo hace, segura y en personaje.

Se agradeció un trabajo muy bien estudiado, pero como le señaló Alex Costa “te costó acomodarte con el tiempo de la canción”, señalamiento que apoyó Duvalier Quirós; pero para Eugenia Fuscaldo, “el trabajo actoral perfecto”.

Esta fue una noche emotiva, pues además del gran trabajo de los participantes, la producción compartió en pantalla saludos a las madres de parte del público virtual. 

De los saludos que han venido recibiendo los participantes de parte de sus mamás, en esta oportunidad le tocó el turno a Xiomara Ramírez. El mensaje le sacó lágrimas, también hizo llorar a la presentadora Natalia Rodríguez y a algunos del equipo de producción que detrás de cámaras viven con intensidad cada gala.

Por su parte, la sección “Tu casa me suena” nos trajo al dermatólogo Juan José Rodríguez de Paraíso de Cartago, quien interpretó “Yo sigo siendo aquel” del español Raphael.

Esta fue una gran noche que, aunque iba dedicada a todas las madres de nuestro país, sabemos que la disfrutaron todos en sus burbujas familiares.

Para la gala siete esta fue la decisión del “pulsador”: René Barboza imitará al español Camilo Sesto, Sharon Abarca debe convertirse en la italiana Laura Pausini, a Carmen Chinchilla, con cambio de género incluido, la veremos como Diego Verdaguer, Gonín nos traerá al salsero Gilberto Santa Rosa, los Chillax deben echar a la suerte quien hará de Paulina Rubio y quien de Coti Sorokin, DLG será el reto para Eduardo Aguirre, Natalia Jiménez de la Quinta Estación para Xiomara Ramírez y, finalmente, Davis Núñez es responsable de subir al escenario a Michael Jackson.