Última Hora

"Este es un año diferente... un año en el que hacer la romería puede significar muchas infecciones".

De esta forma el ministro de Salud, Daniel Salas, reiteró el llamado a no realizar la Romería de manera presencial ante el riesgo de que esto agrave el contagio de COVID-19.

Salas se unió así a las preocupaciones del alcalde de Cartago y del rector de la Basílica de los Ángeles ante la presencia de romeros rumbo a la Vieja Metrópoli.

El ministro de Salud reiteró que en estos momentos la Basílica no está habilitada y aseveró que "podemos vivir la fe sin exponer nuestra salud".

El jerarca recordó que años atrás se suspendió la Romería cuando el mundo tenía la amenaza del Ah1n1 y que ahora el sar-cov-2 es mucho más peligroso que aquel.

Solo en las últimas 48 horas Costa Rica registró más de 1.500 casos nuevos y 17 muertos por COVID-19.