Última Hora

Daniel Salas, ministro de Salud, anunció este sábado en conferencia de prensa que buscarán que los diputados y diputadas modifiquen la legislación costarricense para castigar con mayor severidad a quienes incumplan medidas sanitarias, tales como las giradas en días pasados a raíz de la emergencia provocada por el COVID-19.

El jerarca puso como ejemplo las multas de tránsito por irrespetar la restricción vehicular,  la cual es actualmente de 23 mil colones. La idea es aumentarla hasta llevarla a los 107 mil colones.

Salas se mostró molesto por el aumento que se registra cada noche de multas a causa de la restricción vehicular, pues, contrario a lo que se esperaba,  cada vez más se detectan conductores violentando la orden girada por las autoridades.

El primer día de aplicación se sorprendieron a 159 conductores circulando sin justificación, mientras que este viernes los casos sumaron 266.

Muchos de ellos no solo transitan sin permiso, sino que también lo hacen en estado de ebriedad.

"En nuestras manos está cambiar el destino del COVID-19  en Costa Rica", aseveró Salas.

En el caso de la ley General de Salud, la propuesta sería instaurar multas a los que incumplan órdenes sanitarias de aislamiento a raíz de situación de epidemia.

Se establecería una multa de un salario base  (450 mil colones) por el incumplimiento de estas medidas especiales.