Última Hora

La seguridad de los usuarios que transitan por la Ruta 27 se ve comprometida en al menos 22 sectores de la vía, insisten los expertos.

El Laboratorio Nacional de Materiales y Modelos Estructurales (Lanamme) determinó que la condición de algunos taludes puede provocar deslizamientos o caída de material que, a su vez, podría poner en riesgo la vida de conductores y pasajeros.

El último fin de semana ocurrió una situación que pudo haber sido fatal: dos enormes piedras se desprendieron de la montaña y cayeron sobre la carretera. Según Lanamme, esto se podría repetir o incluso ser más grave.

Teletica.com realizó un recorrido por esta ruta nacional en compañía de funcionarios de Lanamme. A continuación, le mostramos los puntos más vulnerables de la Ruta 27.

Kilómetro 37

El kilómetro 37, en sentido San José-Caldera, es uno de los primeros puntos peligrosos. La pendiente del talud ha generado que caiga material sobre la vía cada cierto tiempo. Globalvía colocó un manto negro para evitar el problema, pero ya está bastante deteriorado. 

Actualmente, hay maquinaria trabajando en la zona.

Kilómetro 38

En este punto hay taludes en los ambos lados de la carretera. Los materiales originales de la montaña tienen mucho azufre, que genera un ácido. El concreto que se colocó para cubrirlo se deteriora aceleradamente, se quiebra y cae sobre la vía. 

Esto ha pasado en este y otros cuatro puntos de la Ruta 27, dicen los expertos.

Kilómetro 41

Este es un punto que se vio afectado desde el año anterior con las tormentas Eta e Iota. Lo que ocurrió fue un deslizamiento del concreto protector, provocado por el agua que se infiltra en el material.

Kilómetro 44

Este punto es ya conocido por muchos. Aquí, además de deslizamientos en el talud, hay un hundimiento importante. Según Lanamme, este punto ha sido un dolor de cabeza desde el inicio del proyecto, en el 2010.

Desde hace varios meses el concesionario trabaja en este punto, pero los daños que tendría si el hundimiento avanza o el talud cede serían muy graves.

Kilómetro 47 

En este punto ocurre la misma situación del ácido en el talud, que deteriora el cemento que lo cubre. A corto plazo se empiezan a ver problemas en el concreto, lo que podrían causar que caigan sobre los usuarios.

Kilómetro 75, donde cayeron las piedras gigantes

En este punto fue en el que el cayeron, el fin de semana anterior, dos piedras enormes sobre la vía e interrumpieron el paso por el sector. Por suerte no mataron a nadie. 

Lo que ocurrió en ese momento, y que puede volver a pasar, es que el talud está recubierto con un material que se erosiona y tienden a quedar bloques sueltos, por lo que los convierte en elementos muy riesgosos.

¿Qué está haciendo el concesionario en este punto?

Luego de consultar sobre las obras preventivas en el kilómetro donde cayeron las piedras, Globalvía indicó lo siguiente:

"Se hicieron obras preventivas. En el sitio se construyó un muro de gaviones, que técnicamente es lo que cabe en el derecho de vía. Además, se había solicitado expropiaciones en el sitio, para de manera coordinada con el CNC, intervenir de mejor manera el talud".

Teletica.com consultó al Consejo Nacional de Concesiones (CNC) si pedirían a la concesionaria intervenciones puntuales por la seguridad de los usuarios, pero al cierre de edición no se recibió respuesta.