Última Hora

Uno de cada cinco niños sufre obesidad en el mundo. Esta enfermedad es una epidemia y la sociedad parece tener poca conciencia de lo que grave que resulta.

Una alimentación poco saludable y el sedentarismo le está pasando una cara factura a los niños porque aumentan sus riesgos de padecer enfermedades cardiovasculares, hipertensión y diabetes.

Ante la gravedad del problema la Organización Mundial de la Salud (OMS) lanzó una guía sobre actividad física para niños de cero a 4 años.

Para menores de un año recomiendan estar sáficamente activos varias veces al día con juegos en el suelo e interacciones con otras personas. Los bebés que aún no deambulan deben estar al menos 30 minutos boca abajo y despiertos.

De 1 a 2 años deben estar al menos tres horas al día en actividad física.

De 3 a 4 años, tres horas al día de actividad física y de ellas, al menos una hora de intensidad moderada, como correr o saltar.

La inactividad física se ha identificado como uno de los principales factores de riesgo en la mortalidad y contribuye al sobre peso y obesidad.