Última Hora

El Expediente Digital Único en Salud (EDUS) ha desmejorado la calidad de la atención en los pacientes de la Caja Costarricense de Seguro Social.

Así lo aseguró este miércoles a los diputados la vicepresidenta de la Unión Médica Nacional, Janisse Sandí, en el seno de la comisión especial de la CCSS.

Sandí realizó una serie de observaciones puntuales a los legisladores para alertar al primer poder de la República sobre las deficiencias y vulnerabilidades que, según el sindicato, posee el expediente digital.

La doctora insistió en que si bien el EDUS tiene muchísimas bondades y es el resultado de muchos años de esfuerzo, sus falencias no solo ponen en riesgo la atención de los pacientes sino además el trabajo de los médicos.


La primera queja es que el sistema tiene un tiempo de consulta máximo de 15 minutos y 30 en caso de los pacientes nuevos, pero falla en determinar cuándo un paciente es un ingreso nuevo o una reentrada.

“Un médico ágil dura alrededor de 7 minutos llenando toda la documentación de un paciente nuevo, eso deja solo la mitad del tiempo para escuchar y diagnosticar a un paciente sin importar su situación”, aseveró Sandí.

Eso, según la especialista, altera la relación médico paciente y desmejora la calidad de atención.

“No se puede seguir dando atención sin calidad y calidez, en especial en momentos en que la atención en este momento en la mayoría de casos es virtual”, dijo.

La vicepresidenta añadió que, además, se le está exigiendo a los médicos atender a más pacientes en el mismo tiempo ante las crecientes listas de espera.

Más problemas

Otro de los problemas que enfrenta el EDUS es su dependencia del internet, lo que provoca que ante una caída de la red los médicos tengan que trabajar a ciegas.

“Cuando ustedes escuchen que se cae el internet en el país sepan que su familiar que está internado en un hospital se queda sin expediente, que nosotros no tenemos información de nada del paciente.

“El año pasado tuvimos una caída de 45 minutos, ese tiempo en una unidad UCI es muchísimo. Se dijo que existía un backup pero eso es un cuento, eso no existe”, dijo.

Sandí añadió que en algunas unidades críticas los médicos están optando por imprimir el expediente.

“Lo hacemos por beneficio del paciente, no porque nos gusta gastar papel o somos profesionales del siglo pasado, pero es que no podemos quedarnos a ciegas”, dijo.

Añadió además que la gran mayoría de los expedientes físicos no se han digitalizado, de manera que la información de los pacientes en el EDUS está incompleta.

También dijo que hay vulnerabilidades de seguridad en el tema de la firma digital, por lo que, por ejemplo, se están tramitando y entregando medicamentos que no vienen respaldados por la firma del médico.

“Sepan que admiramos al EDUS, y tanto lo admiramos que lo queremos funcionando bien, y las veces que tengamos que levantar nuestra voz para decir que todo está muy lindo pero esto está mal, lo vamos a hacer”, finalizó.