Última Hora

Desde el fin de semana la Caja Costarricense de Seguro Social empezó a suministrar plasma convaleciente a una paciente con COVID-19.

Sin embargo, este tratamiento es distinto al que desarrolla el Instituto Clodomiro picado de la Universidad de Costa Rica (UCR). Ya que se cuentan con distintas estrategias.

Actualmente la Caja está administrando directamente el plasma proveniente de pacientes recuperados de COVID-19.

Mientras que el proyecto de la UCR busca elaborar un medicamento con inmunoglobulinas humanas purificadas a raíz del plasma.

Para contar con el primer lote de este medicamento se necesita reunir 25 litros de plasma.

Hasta el momento de los 634 pacientes recuperados, solo 25 donaron su sangre.

Si se logra que más personas recuperadas de COVID-19 donen, se fabricará un tratamiento que será analizado en la universidad de George Mason, en Virginia.

Los expertos de la UCR también trabajan en una tercera propuesta que busca recolectar plasma de la sangre de caballos a los que se les aplicó proteínas no infeccionas del virus.