Última Hora

Por: Elías Alvarado

Un costarricense que vive en Miami, Florida, se quedó sin trabajo por la pandemia; pero no se quedó sin ganas de salir adelante.

Kenneth puso manos a la obra: a sus 58 años decidió hacer tortillas, empanadas y chorreadas para vender a sus vecinos y amigos.

No todos sus clientes son ticos, pero igual les vende y les explica sobre las comidas típicas costarricenses.

De su abuela aprendió mucho, hoy ese conocimiento le ha ayudado a salir adelante.

Observe su historia en el video adjunto.