Última Hora

Contrario a la creencia popular, las tarjetas de crédito no son la principal deuda de los costarricenses.

Así lo revela la segunda encuesta de “Endeudamiento de los hogares costarricenses”, realizada por la Oficina del Consumidor Financiero presentada este martes.

Según el estudio, realizado durante noviembre anterior a 1.200 personas, casi la mitad de los entrevistados en el grupo de menor ingresos (menos de ₡300 mil) indicó que su principal deuda es con familiares o tiendas de electrodomésticos, mientras que solo 13% mencionaron a las tarjetas de crédito.

En el siguiente grupo (₡300 mil a ₡500 mil) también aparece en la lista los créditos personales, siempre duplicando a las tarjetas.


El plástico toma mayor presencia a partir del grupo de ingreso de más de un millón de colones, pero en los de mayores ingresos dominan los créditos con asociaciones o cooperativas o bien los préstamos de vivienda.

“La encuesta muestra que 7 de cada 10 costarricenses tenemos deudas, pero también señala que no es precisamente en tarjetas como se piensa de manera generalizada. Inclusive, a pesar de la cantidad de tarjetas de crédito en circulación, la encuesta detalló que el 33% de los encuestados acepta que tiene, pero no las usa.

“Esto significa que, a pesar de que puede ser un componente de deuda importante para algunas personas en particular, son otros los factores que tienen un peso mayor en el endeudamiento de las personas”, explicó Danilo Montero, director general de la OCF. 

La encuesta, que se lleva a cabo por segunda ocasión, busca precisamente dimensionar la realidad del endeudamiento en Costa Rica.

“En la primera entrega destacamos que las personas tenían deudas en un sentido amplio; en esta ocasión desmenuzamos el comportamiento del tico con respecto al tipo de deudas, las actitudes que asumen frente a ellas y el manejo que se le da al dinero”, añadió Montero.

El estudio identificó que los hombres y quienes tienen los más altos ingresos son los que muestran mayor tendencia al crédito. Para ellos, por ejemplo, “el uso del crédito les permite tener una mejor calidad de vida”, “es una parte esencial del estilo de vida actual”, “es bueno comprar y pagar después” o “un préstamo en ocasiones es buena idea”.