Última Hora

La incertidumbre embarga a dos adultos mayores de Curridabat, quienes ven como familiares y vecinos en una condición similar a ellos reciben la vacuna contra el COVID-19 y ellos no.

El nuevo cuestionamiento tiene como punto de origen el Ebáis que administra la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS).

Doña Ana Valverde y don Rodrigo Garita de 72 y 76 años respectivamente, afirman que vecinos y familiares con edades similares a las de ellos ya recibieron dosis de la vacuna y que ellos por ahora no reciben llamada alguna del Ebáis que les corresponde.

“En las tres oportunidades que he ido no me han dado la respuesta que yo he deseado tener, cuando es mi vacuna”, relató doña Ana.

“Ellos no tienen esa ruta de decir vamos a vacunar por edad, por riesgo o por apellido, eso nos confunde a nosotros”, comentó don Rodrigo.

Ante la incertidumbre la pareja de adultos mayores buscó respuesta en el Ebáis en tres ocasiones, pero afirman que no fueron atendidos, por lo que acudieron a la Contraloría de servicios del área de salud correspondiente.

En la Contraloría de Salud, una funcionaria los remitió a un correo electrónico al cual escribieron y del que afirman nunca recibieron respuesta.

“Cómo están trabajando los Ebáis, si verdaderamente se está haciendo lo que se dice en la televisión, que las personas de riesgo deben ser las primeras, deberían de tomar mucho en consideración eso”, agregó la adulta mayor.

“Los que más riesgo tenemos somos seguramente los últimos en llamarnos, esa es mi forma de pensar”, concluyo Garita.

Consultada la Caja Costarricense de Seguro Social al respecto, la oficina de prensa afirma que la directora del área de salud que rige al Ebáis de Curridabat daría una repuesta con relación a este caso hasta este jueves.