Última Hora

El colapso de personas en las celdas ha levantado otra preocupación al Organismo de Investigación Judicial (OIJ): según dicen, en este momento la seguridad del país se ve está viendo muy comprometida.

El hacimiento obligó a cerrar las celdas del I y II Circuito Judicial de San José, Guápiles, Siquirres y Sarapiquí, pues ya no pueden recibir a más personas detenidas.

“El problema esencial es que cualquier persona que sea detenida por la policía no tiene donde ingresar porque el Ministerio de Justicia no las recibe y porque no ha habido una manifestación judicial que se pronuncie al respecto de su ubicación. Esto significa un problema muy grave de seguridad, ya que la Fuerza Pública no va a poder actuar, ejecutar y ni aplicar la ley”, explicó Walter Espinoza, director del OIJ.

De las 380 personas detenidas actualmente, 311 ya cuentan con una orden para que sean remitidas a un centro penal a descontar prisión preventiva, mientras que 69 se encuentran en las celdas debido a que tienen que estar presentes en alguna práctica judicial.

“Si esta situación se mantiene y no logramos alcanzar una solución absoluta, total e inmediata, el sistema policial va a colapsar y la seguridad del país va a decaer”, añadió el jerarca.

El hacimiento en estas celdas se debe a que el Ministerio de Justicia y Paz no tiene espacio en las cárceles para recibir a los privados de libertad. De hecho, ya hay más de 10 centros penales cerrados debido a que jueces de ejecución de la pena lo solicitaron por diversas irregularidades.

El Poder Judicial insiste en que la ministra Fiorella Salazar ha improvisado en sus acciones y afirmaron en que tuvo mucho tiempo para resolver los problemas que motivaron esos cierres de las cárceles.

Por su parte, la jerarca aseguró que se invirtieron unos ₡1.000 millones en mejoras, por lo que espera que pronto se levanten las órdenes de cierre.

Además, recientemente informó, mediante un video, que recibieron una orden judicial para no referirse más a temas penitenciarios.

Youtube Teletica