Última Hora

La Sala Constitucional resguarda a una mujer a la que la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) le había negado ‘beneficio familiar’ por no haber vivido al menos tres años en unión libre con su pareja.

La mujer vivió año y diez meses con su pareja, un trabajador asegurado, con quien tiene un hijo. Sin embargo, los requisitos establecidos en el Manual de Adscripción y Beneficio Familiar de la CCSS especifican que debe de convivir al menos tres años ininterrumpidos, punto que la mujer no cumplía.

En un comunicado de prensa la Sala explicó que el ‘beneficio familiar’ es un auxilio de protección que la institución otorga a través del Seguro de Salud a personas no aseguradas, pero que mantienen una determinada relación con un asegurado directo, ya sea por vínculo de consanguinidad, afinidad o legal…y que dependen económicamente de este.

Para la Sala Constitucional, “el caso evidencia una flagrante violación al derecho de aseguramiento y atención a la salud de la mujer, por requisitos que resultan irrazonables y desproporcionados que vacían el contenido esencial de derechos fundamentales como la atención a la salud y el trato igual frente a la ley (derecho al aseguramiento)”.

Además, la resolución señaló, “para efectos del acceso a la atención a la salud en la seguridad social, no resulta razonable exigir un tiempo determinado, porque ello deja en absoluto desamparo y riesgo de muerte a cientos de mujeres en nuestro país, que cohabitan en estas condiciones y que tienen derecho a la atención a la salud”.

La Defensoría de los Habitantes y el Instituto Nacional de las Mujeres participaron en este proceso. Los magistrados y magistradas acogieron el informe que presentó el órgano defensor y coincidieron con todos los argumentos expuestos.