Última Hora

La decisión de la Contraloría General de la República de archivar sin trámite el presupuesto de 2020 de las cinco universidades estatales no afectará el venidero curso lectivo, según afirmó este viernes el Consejo Nacional de Rectores (Conare).

La Contraloría denunció este jueves que pese a reiteradas solicitudes las universidades se negaron a presentar la certificación de la Secretaría Técnica de la Autoridad Presupuestaria (STAP) de que sus presupuestos cumplen con la regla fiscal (control de crecimiento del gasto), razón por la cual deberán utilizar los mismos montos aprobados para 2019 en el venidero año.

“Esta decisión de la Contraloría General de la República no afecta el inicio normal de las operaciones de las universidades públicas para el próximo año, de manera que tanto las comunidades universitarias en general y la comunidad estudiantil universitaria pública en particular pueden estar seguros que recibirán todos los servicios académicos y estudiantiles en tiempo, forma y calidad.

El órgano, que reúne a los jerarcas de las universidades de Costa Rica, Nacional, Estatal a Distancia, Técnica Nacional y Tecnológico de Costa Rica, aseguró que la posición del ente contralor “es coherente” con el mandato de la Sala Constitucional de abstenerse de aplicar la regla fiscal en las universidades del Estado.

 “(…) Aún cuando el ente Contralor no lo haya dicho expresamente se vio obligado a respetar la orden emitida por la Sala Constitucional de no pronunciarse sobre los presupuestos universitarios hasta que se resuelva el recurso presentado por los rectores, con lo cual en el fondo la Contraloría tuvo que respetar la Constitución Política”, afirmó Conare.

El Consejo celebró entonces como un triunfo la disposición de la Contraloría, en el tanto que asegura respeta la autonomía universitaria y los pronunciamientos de la Sala que aseguran que “la naturaleza particular” de las universidades estatales las hacen diferentes a todas las demás instituciones públicas.

“Las universidades estatales y el Conare cumplimos, por decisión propia, con la regla fiscal en los presupuestos para el año 2020, sometidos a aprobación de la Contraloría General de la República oportunamente, lo cual podía ser verificado sin ningún problema por la Contraloría”, finalizó.