Última Hora

336 mociones bloquean el proyecto que haría una realidad la Fertilización in vitro. Mientras tanto parejas que requieren la técnica ven como su oportunidad de ser padres se desvanece poco a poco.

Un recurso de inconstitucionalidad fue el punto de partida de esta historia. En marzo del año 2000 la Sala Cuarta se trajo abajo el reglamento que regulaba la Fertilización in vitro.

A partir de ese momento la técnica esta prohibida en el país.

Para enero del año 2001, 10 parejas iniciaron el largo proceso en el sistema interamericano de derechos humanos.

Tras más de 10 años de audiencias, testimonios y  deliberaciones el organismo internacional le ordenó al país reinstalar la práctica de la Fertilización en vitro en el país.

A casi 2 años y medio de aquella orden el proyecto que reglamentaría la técnica enfrenta 330 mociones en la Comisión de sociales en el Congreso.

Mientras los diputados retrasan el tema muchas mujeres ven como sus posibilidades de ser madre se reducen.

En Panamá este procedimiento puede ubicarse entre los 15 y 20 mil dólares.

La orden de la Corte Interamericana de Derechos Humanos es de acatamiento inmediato.

Tal parece que los diputados entienden de forma distinta esa palabra.

Mientras los diputados se ponen de acuerdo el país se expone a sanciones por parte de entidades como la Organización de Estados Americanos (OEA).

Además cientos de parejas ven cómo pasa el tiempo y sus opciones de ser padres se reducen.

Con estudios de la Organización Mundial de la Salud (OMS) se estima que 15 mil costarricenses podrían requerir una Fertilización in vitro para ser padres.