Última Hora

El sector cafetalero ve con ilusión el impresionante aumento en el precio de este producto. Según Xinia Chaves Quirós, presidenta del Instituto del Café de Costa Rica (ICAFE), en julio de 2021, un quintal costaba $137 y para noviembre de 2021 llegó a valer $244.

El aumento, referente a la Bolsa de Nueva York, obedece a un importante recorte en la oferta mundial. Es atribuible principalmente a la reducción en la producción que se produjo en Brasil, el país aportador más grande del mundo, responsable de un 42% de toda la oferta.

"Este país tuvo una inusual helada en el mes de julio, que generó un impacto en la zona cafetalera, en setiembre hubo una granizada y en octubre hubo una importante sequía, y esto provocó que sacaran de la oferta 7.5 millones de saco, inclusive hasta 11 millones de saco. El mundo se toma 167 millones de sacos y la oferta contabilizada está en 163 millones de sacos, entonces este déficit en el consumo ha generado un consumo mayor de los industriales de café del mundo", comentó Chaves Quirós.

Según datos de ICAFE, Costa Rica registra una baja del 6% con respecto a la cosecha anterior, y este producto costarricense representa solo un 0.82% del consumo mundial, a pesar de ser un café muy reconocido. 

"El precio promedio acá también ha subido; lo tenemos en $240 por quintal pero ha registrado ventas de hasta $300-$350 por quintal", detalló la presidenta de ICAFE.

¿Esta alza beneficia a los productores de Costa Rica?

La presidenta del ICAFE defiende que este aumento representa un beneficio para el sector. Sin embargo, debe también contemplarse que desde hace un tiempo atrás ha habido un aumento significativo en el precio de los fertilizantes y los agroquímicos provocado por la crisis de mundial de contenedores. Esto ha hecho que los precios de la producción sean más altos. 

"Hay que tener cuidado con lo que se va a estimar por rentabilidad del sector productor porque a pesar de que el precio está mejor, las materias primas también han aumentado de precio", añadió Chaves Quirós.

Carlos Vargas, gerente general de CoopeTarrazú, asegura que el sector está muy ilusionado, ya que no había visto en los últimos siete años un alza como esta. Sin embargo, señala que los precios altos generan cierto estrés para el sector.

"Para los que estamos en la parte del beneficiado y la comercialización del café, estos precios altos nos generan un gran estrés, ya que hay que manejarse en una situación de precios muy volátiles y la competencia por el café en una zona como Tarrazú se dispara completamente. Entonces, vemos como otros beneficiarios fuera de la Zona de Los Santos están pidiendo precios más altos por el café; enhorabuena para los cafetaleros, enhorabuena para nuestros asociados, pero ahora la cooperativa lo que tiene que hacer es ser más competitiva. Estamos tomando las mejores decisiones respecto a las ventas del café y a la protección del riesgo que eso significa para la empresa", explicó Vargas.

Agregó que, "en términos generales, esto es algo positivo para la región de Tarrazú y también para todas las regiones cafetaleras del país. Esto mejorará la condición de nuestros asociados y estamos preparados para hacerle frente al mercado en estas condiciones, marcando la pauta en cuanto a los adelantos que se les da a los cafetaleros".

CoopeTarrazú es la cooperativa de caficultores más grande de Costa Rica, con más de 5.000 asociados actualmente. Para la cosecha 2021-2022, proyectan recibir al menos 280.000 fanegas de café.

Spotify TeleticaRadio