Última Hora

La popularidad del presidente Carlos Alvarado y su Gobierno volvió a desplomarse en medio de los cuestionamientos por el manejo de la pandemia del COVID-19.

Así lo revela la más reciente encuesta del Centro de Investigación y Estudios Políticos de la Universidad de Costa Rica (CIEP), que presenta una abrupta caída en la evaluación que la ciudadanía hace del mandatario y su equipo.

Luego del significativo repunte que Alvarado había tenido al inicio de la crisis sanitaria, cuando las opiniones positivas de su gestión pasaron de un 22% en noviembre a 65% en abril, el respaldo a la labor presidencial ahora alcanzó apenas un 26%, mientras que un 50% de la población expresó una opinión negativa.

Si hablamos del Gobierno las valoraciones positivas cayeron hasta el 30% y las negativas se elevaron hasta el 46%, acercándose así a los valores promedio de toda la administración Alvarado Quesada.

Los resultados se obtuvieron a partir de 877 entrevistas telefónicas realizadas entre el 3 y 11 de agosto anterior. Tiene un nivel de confianza del 95% y un margen de error de 3 puntos porcentuales.

Caída

El avance de la pandemia en el país, el disparo en el número de casos y fallecidos y el severo impacto de la crisis en la economía acabaron de socavar la confianza que la ciudadanía tenía en las medidas implementadas por las autoridades.

Así, mientras a inicios de la emergencia un 75% de la población confiaba en el manejo de la crisis ahora es un 46% el que afirma que apoya las decisiones del Gobierno.

“Lo mismo sucede con la valoración de las medidas económicas, que pasan de un 71% que las valoraban positivamente en abril a un 27% en agosto. La menor variación se dio al consultar por las medidas sanitarias, con un 69% valorándose como positivas en comparación al 94% del pasado abril”, afirma el estudio.

Entre la encuesta de abril y esta de agosto el incremento de casos COVID-19 ha sido notorio, pasando de 843 el 15 de mayo a más de 25.000 casos a mediados de agosto, lo cual también se reflejó en las decisiones y acciones tomadas por el Gobierno.

Además, contrario al inicio de la pandemia, las manifestaciones en contra del cierre de comercios, la restricción vehicular, el manejo sanitario o los grupos que niegan la enfermedad siguen en aumento.

Todo esto, además, se presenta en un contexto de un desempleo y un déficit fiscal históricos y además en una coyuntura de escándalos, pues si bien la llegada de la pandemia sirvió para minimizar el impacto de la creación de la polémica Unidad de Análisis de Datos (UPAD), han surgido recientemente nuevos cuestionamientos por la compra de equipo médico para atender la pandemia o bien el viaje de vacaciones que el presidente Alvarado realizó a Guanacaste a principios de este mes.

Este último, aunque reciente, sí se refleja en este estudio.

La encuesta, por primera vez en su historia, incluyó en este análisis también la minería de redes sociales, con la valoración de más de 700 mil comentarios de usuarios publicados en perfiles oficiales de diferentes instituciones públicas.