Una vez más las autoridades del gobierno anunciaron nuevas órdenes sanitarias con muy poco tiempo de reacción para los empleadores.

Para aquellos que no pueden abrir sus negocios y el teletrabajo no sea viable, la opción sería no convocar a sus empleados.

Eso sí, las horas no laboradas se acumulan y pueden exigir que se cumplan más adelante.

Siendo cuatro la cantidad permitida por jornada.

Otra de las opciones será enviarlos a vacaciones si es que aún tienen días disponibles.

Esta medida debe ser acordada por escrito entre ambas partes. Recordando siempre que únicamente se podrán adelantar las del actual período y no las de años venideros.

En última instancia quienes dan empleo pueden realizar la suspensión temporal para no pagar el salario de esos días.

Pero para ello deben hacer la gestión ante el Ministerio de Trabajo.

Recuerde que sea cual sea la decisión que se tome debe quedar acordado por escrito para evitar sanciones.