Última Hora

Está acostumbrado a recibir cuestionamientos de la prensa, de los sectores y de la ciudadanía, pero esta vez lo recibió de quien menos esperaba. 

Gabriel, el hijo del presidente de la República, Carlos Alvarado, no dudó en pedir explicaciones a su papá. Sin embargo, la respuesta no lo dejó muy convencido. 

Esta es una historia de la pandemia en la propia voz del mandatario.​


Hace algunos meses, íbamos de regreso a la casa Claudia, Gabriel y yo, en el carro, los tres juntos. Claudia y yo veníamos conversando, yo le venía contando un poco de los temas del proceso de vacunación y la preocupación de que llegaran las vacunas. En algún momento mencioné que las vacunas solo iban a ser para personas mayores, mayores de 18 años. 

En eso, Gabriel intervino en la conversación. Él no suele hacer eso, pero me preguntó 'papá, ¿por qué no hay vacunas para niños?' y yo le dije 'mi amor, porque pues los científicos todavía no han hecho vacunas para niños, las que están hechas son para personas mayores. Y Gabriel me dijo 'papá, es que eso no es justo porque nosotros somos los que vamos a pasar más tiempo en la Tierra, a nosotros son los que nos tienen que cuidar más'.

A mí me pareció muy curioso que un niño de siete años me dijera eso y me diera un argumento como esos, al cual yo, la verdad, no tuve con qué responderle. Yo le eché la culpa a los científicos, le dije 'bueno, solo hay desarrolladas para mayores de 18 años, pero te vamos a cuidar mucho y vas a ver que no te va a pasar nada. Además, a los niños son a los que menos les afecta el virus'. 

Pero creo que no lo logré convencer mucho y me siguió diciendo que eso era muy injusto para los niños, porque él quería ver a sus primos, a sus amiguitos y salir a jugar. Por lo menos eso me hizo entender que los niños entienden muchísimo más de lo que uno a veces cree que entienden y, particularmente en la pandemia, creo que entienden muy bien cómo los ha afectado, así me lo hizo saber mi hijo.