Última Hora

La pandemia ha provocado un aumento sin precedentes en el tiempo que los niños pasan frente a la pantalla.

Así lo advierte Unicef y expertos de todo el mundo.

El cierre de centros educativos hace que las familias dependan del internet para que los niños continúen con su proceso de aprendizaje. Sin embargo, no todos los menores tienen los conocimientos, las aptitudes y los recursos necesarios para mantenerse seguros en línea.

Están en riesgo de explotación sexual y el acoso virtual, ya que los depredadores buscan aprovecharse de la situación creada por la pandemia.

Además, lo niños puede asumir mayores riesgos, como el envío de imágenes sexualizadas o exponerse a contenidos potencialmente dañinos y violentos, así como a un mayor riesgo de sufrir ciberacoso.

En este tiempo de pandemia se hace urgente que los padres presten atención a lo ven sus hijos en redes sociales. Controlar el tiempo que pasan frente a las pantallas y velar porque los dispositivos cuenten con las debidas actualizaciones de antivirus.

Es importante que los padres estén alertas para observar si la actividad en línea genera signos de angustia en los niños.

Converse con ellos y busque ayuda si considera que su hijo está en una situación de riesgo.