Última Hora

Un grupo de padres de familia de estudiantes del Conservatorio Castella tomó los alrededores de la institución para exigir la renuncia del director, Roberto Montero, por supuesta mala gestión administrativa.

Lilliam Jiménez, una de las manifestantes, aseguró que los progenitores se mantendrán en las afueras del Conservatorio hasta que la ministra de Educación, Sonia Marta Mora, se reúna con ellos.

“Desde 2015 hemos puesto una gran cantidad de denuncias ante el MEP y la Procuraduría por situaciones de mala gestión administrativa.

"Por ejemplo solicitamos la inclusión de programas de equidad y ganamos esa lucha gracias a la ayuda del viceministro, Marco Fallas, pero a pesar de que el MEP dio la orden de que se incluyeran en el colegio el director y la junta administrativa sigue haciéndonos tortuguismo”, explicó Jiménez.

Dentro de las denuncias también se acusa al director de haber creado una plaza sin autorización del MEP, lo mismo que el nombramiento de una docente que, según los denunciantes, no cumplía con los requisitos.

“Son muchas las cosas que están sucediendo en la institución y los irrespetos del director y la junta para con los padres y con las mismas autoridades. Nosotros nos estamos manifestando de manera pacífica para que la ministra vuelva sus ojos hacia lo que está pasando aquí y nos ayude a defender nuestra institución”, añadió esta madre de familia.

Aparte de solicitar una reunión con la ministra Mora, el grupo exige también la renuncia de la coordinadora artística del Conservatorio y de la junta en pleno.

En el Conservatorio la asistente de la dirección, quien no quiso identificarse, aseguró que conocen de la manifestación pero que nadie de este grupo ha buscado acercarse a la institución para exponer su molestia o discutir sus demandas.

Resolución.

El vocero del MEP, Mauricio Azofeifa, confirmó que el problema medular en este momento es la falta del nombramiento de un proveedor que ofrezca el servicio de alimentación en la institución, un rubro que hasta ahora siempre había sido costeado por los padres de familia.

"El meollo del asunto aquí es que se presentó la salida de dos personas de la junta administrativa y mientras esta no esté completa no se puede nombrar al proveedor, que ya está definidido. Estamos trabajando para poder obviar ese requisito y darle una resolución expedita al problema, a eso le vamos a dar prioridad", explicó Azofeifa. 

El vocero añadió que la expectativa es que con esto se ponga fin al movimiento, pues la solicitud de renuncia o despido del director ya se discutió.

"En el pasado ya esa solicitud había sido atendida por la institución y fue desestimada por falta de méritos para su destitución, entonces en el ministerio ya ese es un tema tratado", finalizó.