Última Hora

El Organismo de Investigación Judicial (OIJ) trata de determinar si el decomiso de marihuana en Liberia tiene relación con el homicidio y la tentativa de homicidio de dos sujetos en esa misma zona.

La cercanía en la hora en que fue reportado el decomiso de una buseta con marihuana, el hallazgo de un cuerpo calcinado dentro de un carro y la aparición de otro sujeto baleado hace pensar al OIJ que los hechos podrían tener relación.

El primer caso ocurrió en Colorado de Liberia a las 2:30 de la mañana del martes, cuando una buseta irrespetó un retén policial que dio origen a una persecución que acabó en Curubandé.

En ese sitio los oficiales encontraron siete bolsas con marihuana y varios utensilios para producir esa hierba en laboratorios de hidroponía.

30 minutos después de ese hecho, en el lugar conocido como los Coyotes, también en Liberia, la policía fue alertada del hallazgo de un carro quemado en cuya cajuela estaban los restos de un hombre ya calcinado.

Cerca del sitio encontraron con vida a un nicaragüense de apellido Solís de 24 años y con antecedentes por tráfico de drogas que tenía una herida de bala y parcialmente quemado.

Tales indicios hacen creer al OIJ que los casos podrían tener relación.

El OIJ y la Fiscalía allanaron una casa en Cañas Dulces de Liberia que se presume fue alquilada por tres hombres que fueron detenidos en esparza de Puntarenas.

En la casa había rastros de sangre y residuos de marihuana, situación que reafirma la sospecha de las autoridades en cuanto a la vinculación del tráfico de drogas, el homicidio y la tentativa de homicidio.

A los tres hombres detenidos en Esparza les decomisaron varias plantas que serían de las mismas ubicadas en Liberia.

La Policía Judicial aún no identifica al hombre encontrado en la cajuela del carro, mientras que al sobreviviente de ese hecho lo mantienen bajo estricta custodia policial.