Última Hora

El servicio de Vigilancia Aérea suma efectivos de 4 patas en su lucha contra el tráfico de drogas y legitimación de capitales.

Tina es una pastor alemán de 2 años especializada en detectar drogas.

Cala es una pastor belga también de 2 años que además de drogas puede ubicar dinero.

El grupo por ahora lo completa Iker, este labrador de 2 años que como cala puede encontrar drogas y dinero.

Estos 3 animales son los primeros de un grupo de 10 que para final de año espera tener la nueva unidad canina del Servicio de Vigilancia Aérea del Ministerio de Seguridad.

Esta iniciativa cuenta con el apoyo de la embajada de los Estados Unidos.

Los animales son importados, tienen un costo promedio de 10 mil dólares cada uno y finalizan su entrenamiento en Costa Rica.

Ellos serán utilizados de forma rotativa en todas las áreas del aeropuerto Juan Santamaría por lo que no se extrañe si los encuentra a su salida o llegada al país.

Cuando la unidad canina se complete se espera tener presencia tanto en el Juan Santamaría como en el aeropuerto Daniel Oduber.

Además se daría apoyo cuando se detecten pistas clandestinas utilizadas por el narcotráfico entre otros.

Cada animal tiene una vida útil de 8 años y lo ideal es que durante todo ese periodo se mantenga con un mismo guía.