Última Hora

El presidente de la República Carlos Alvarado reiteró esta mañana la urgencia de aprobar el plan fiscal y aseguró que, pese a los 12 días que suma la huelga nacional, no renuncia al objetivo de aprobar la reforma en octubre próximo.

El mandatario atendió a los medios en Cartago, en medio de una inspección que realizó a la vía férrea de esa provincia en el marco del proyecto de tren rápido.

 ¿Qué ha faltado para poner fin a esta huelga?

Yo estoy esperanzado que en las próximas horas ojalá logremos un acuerdo que permita no solo deponer la huelga sino abrir un canal de comunicación franco con acuerdos para que Costa Rica consiga superar esta situación.

Necesitamos resolver el tema fiscal, no hay un escenario en que Costa Rica sale adelante sin esa solución, pero también entiendo que es dialogando que podemos lograr eso.

Aceptamos estar en una mesa con los sindicatos bajo las 39 propuestas que nos presentaron, ahora estamos a la espera de que eso rinda frutos.

¿Esas 39 propuestas son en lugar del proyecto o en complemento con este?

Son elementos complementarios, pero no sustitutivos. El proyecto debe avanzar, después de eso Costa Rica estará mucho mejor.

Ayer trascendió que un banco británico recomendó a sus inversionistas retirar los fondos que tuvieran invertidos en fondos del gobierno costarricense y trasladarlos a El Salvador mientras que calificadoras advirtieron del riesgo creciente del país. ¿Qué dice de eso?

El mensaje es que en nuestra ruta crítica el proyecto será aprobado en octubre, no hemos desistido de ese objetivo. Veo ánimo en la Asamblea Legislativa para que esto sea aprobado.

Rumores apuntan que hay una fractura en su relación con el ministro Rodolfo Piza. ¿Cómo es su relación con él?

Es estrecha, cordial, en función de sacar a Costa Rica adelante. Yo como comunicador les preguntaría cuál es la fuente que sustenta eso, yo pensaría que esto es un rumor para generar ruido, nadie ha revelado de dónde salió eso, solo dicen que según fuentes…

Me siento muy contento del trabajo conjunto que venimos haciendo con él y otros integrantes del gabinete, la intención de esos comentarios es generar división donde no la hay.

¿En qué etapa está el diálogo con los sindicatos?

Lo que espero son avances, que logremos materializar. Lo que sí le digo a los costarricenses es que ya el balde no aguanta más patadas, no podemos patear más la bola, antes pudo haber margen de tiempo, pero ya Costa Rica está en punto que debe definir, en octubre tenemos que definir este tema y eso va a decidir el futuro del país para las próximas generaciones.

El dialogo no puede ser solo para prorrogar, el diálogo tiene que tener un ánimo resolutivo.

¿Se podría usted incorporar al diálogo?

No ha habido ninguna solicitud al respecto, pero la mayor parte de mi tiempo lo estoy dedicando a esas materias.