Última Hora

El pequeño Derek, quien fue herido en una balacera y sufre complicaciones en su salud, pasó un cumpleaños muy pero muy especial.

Cumplir años y recibir una serenata de la rondalla de la Fuerza Pública sin duda convierte la fecha en una ocasión especial. Al pequeño le brillaron sus ojos con semejante sorpresa. 

Él apagó 10 velitas rodeado de policías, se sintió muy seguro y agradecido.

No es para menos, la noche del 21 de diciembre del 2014 su vida cambió drásticamente cuando dos sujetos en moto dispararon por su casa, en Rincón Grande de Pavas.

Una bala de una ak 47 alcanzó a Derek y desde entonces las operaciones, el hospital, las medicinas y cicatrices son parte de su vida.

Los policías le llevaron regalos y lo acompañaron en una fecha tan especial.

Su mamá Noemy también agradeció el gesto y con su hijo menor, todos disfrutaron la fiesta.

Las complicaciones de salud le impidieron a Derek volver a la escuela después de las vacaciones de medio periodo.

Pero él tiene fe en que se curará y podrá tener una vida normal.

Mientras tanto disfruta de sus zapatos, juguetes y detalles de un cumpleaños que no olvidará.