Última Hora

Unos mil nicaragüenses exiliados marcharon este domingo por las calles de San José exigiendo la salida del poder del presidente de su país Daniel Ortega, quien se encamina este domingo a un cuarto mandato consecutivo en unas elecciones con candidatos opositores presos.

"Estamos buscando que esa pareja diabólica se vaya del país y vuelva la democracia", dijo Marcos Martínez, en alusión a Ortega y a su cada vez más poderosa esposa Rosario Murillo, portavoz del gobierno y vicepresidenta desde 2017.

"No puede ser que vayamos a ser gobernados por un presidente que tiene solo 6% de la aceptación del país", agregó.

Con música típica nicaragüense, banderas, cintas en la cabeza, camisetas de béisbol y pancartas, todas en contra del gobierno, el grupo caminó a paso lento recitando consignas como: "¡Viva Nicaragua libre, viva!"; "¡El pueblo unido jamás será vencido" y "¡Los que se van, se van y nunca volverán!".

"Lo que hay es un ejercito criminal que no permite hablar, no permite hacer nada", añadió Martínez, quien lideraba los cánticos con un megáfono.

Varios de los participantes consideraron que la elección de este domingo en Nicaragua es "una farsa", porque desde junio siete aspirantes presidenciales de oposición están detenidos bajo cargos de conspiración y traición a la patria.

La OEA y la Unión Europea consideran que los comicios no se realizan bajo condiciones libres. 

Ortega asegura que los opositores no son candidatos sino "mercenarios" financiados por Washington para derrocarlo.

Durante la jornada hubo participación de las "Madres de Abril", un grupo que representa a quienes perdieron sus hijos durante las protestas de 2018 contra el gobierno de Ortega.

"No queremos dictadores ni ser gobernados por criminales que mataron a nuestros hijos", dijo Tatiana Mayorga, en el exilio desde 2018, poco después de los asesinatos de su yerno Humberto Parrales, de 40 años, y su nieto Noel Calderón, de 19.

También hubo presencia de grupos campesinos, que tienen representantes presos en Nicaragua.

Manifestaciones similares se organizaron en Barcelona, España, y Miami, Estados Unidos.

Costa Rica es el país que más nicaragüenses recibió en en exilio desde el inicio de las protestas sociales de abril de 2018, unos 103.500, según la Dirección de Migración y Extranjería.

Luego de la marcha, la comunidad nicaragüense tiene previsto una vigilia frente a la embajada de su país y una feria de productos.