Última Hora

Una mujer tuvo que “dar a luz” un tumor que tenía en su útero y que hizo que su cuerpo creyera que se trataba de un bebé.

La historia comenzó a mediados de 2016 en Londres cuando Alice Hall, de 20 años, fue a realizarse unos exámenes que determinaron que estaba embarazada.

Luego de sentirse mal durante varias semanas el médico confirmó que tenía cuatro semanas de gestación. Junto a su novio Christopher Tolles la joven incluso empezó a pensar cuál sería el nombre de su primer hijo.

Sin embargo, varias semanas después iniciaron los sangrados y con esto las preocupaciones.

Según revela Mirror, el medio inglés que divulgó la sorprendente historia, los médicos le indicaron a Hall que estaba teniendo un aborto involuntario; sin embargo, otra prueba de embarazo confirmó más tarde que seguía embarazada, pues su útero seguía sintiendo la presencia del feto y con esto los síntomas continuarían.

Los doctores entonces pensaron que podría tratarse de un embarazo ectópico, que es donde el feto crece en la trompa del Falopio en lugar del útero, pero esto fue descartado posteriormente.

Sin respuestas, los médicos la enviaron al Charing Cross Hospital de Londres, que fue donde finalmente le diagnosticaron una neoplasia tropho-blástica gestacional (GTN), una rara enfermedad que había causado un cáncer.

Las sesiones de quimioterapia detuvieron el crecimiento del tumor, pero era imposible operar para removerlo debido a la presencia de importantes vasos sanguíneos.

Mientras esperaba por una solución un día despertó con fuertes dolores y los médicos confirmaron que estaba entrando en labor de parto.

“Tuve que ir a la sala de maternidad donde estaban todas las demás embarazadas y “dar a luz” en un servicio, fue una situación traumática”, explicó Hall a Mirror.

El tumor pesó alrededor de una libra y ahora Alice está tratando de recuperarse de la experiencia en su casa, desde donde aseguró que, pese a todo, no renuncia a la idea de ser madre en un futuro.